Última hora
This content is not available in your region

¿Qué espera la OTAN del mandato de Joe Biden?

euronews_icons_loading
¿Qué espera la OTAN del mandato de Joe Biden?
Derechos de autor  Geert Vanden Wijngaert/AP
Tamaño de texto Aa Aa

La OTAN ha pasado por días difíciles bajo el mandato de Trump. Sobre todo al observar los cambios del Ejército estadounidense en suelo europeo. Primero fue la retirada de una gran parte de las tropas estadounidenses de sus bases alemanas, para moverlas hacia Polonia. Después, llegó la noticia de un posible traslado a Grecia de su base militar en Turquía tras la decisión de Ankara de desplegar misiles rusos S-400.

Ahora, los líderes de la UE confían en que Joe Biden haga lo que sea necesario para restablecer los lazos tradicionales, aunque esto no signifique que las prioridades de EE. UU. vayan a cambiar drásticamente. Hablamos con el ex Secretario General de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, sobre lo que se espera del nuevo inquilino en la Casa Blanca.

¿Cree que el liderazgo de Biden podría devolver a EE. UU. su capacidad de asegurar la democracia occidental y el orden mundial tal y como lo conocíamos antes de Trump?

Anders Fogh Rasmussen: Mi respuesta es claramente que sí, pero por supuesto, no debemos esperar que sea un regreso a los tiempos de Obama, Bush o Clinton, porque las cosas han cambiado. Los europeos no deberían esperar salir del atolladero sólo porque Biden haya asumido la presidencia. Por ejemplo en Europa, debemos cumplir nuestro compromiso de invertir al menos el 2% de nuestra producción en defensa. Un asunto sobre el que Biden continuará presionando.

Entonces, ¿cuáles cree que son los mayores desafíos a los que se enfrenta Europa en este momento? ¿Es China? ¿Es Rusia o es la UE en sí misma?

Anders Fogh Rasmussen: En primer lugar, hay que señalar a China, porque es una potencia emergente. Y además está mostrando su fuerza no sólo en la vecindad cercana en el Mar de China Meridional, sino también en sus relaciones con Australia. Y siempre que criticamos a China, vemos cómo sus diplomáticos alzan la voz y critican a los gobiernos europeos. Está claro que son capaces de chantajear y de señalar a ciertos países europeos de forma individual. Por eso, una de las grandes tareas de Europa es mantenerse unida.

Por otro lado, por supuesto, Rusia plantea desafíos. Deberíamos aumentar la presión sobre ella para que deje de desestabilizar el este de Ucrania. Y personalmente, también me gustaría que se interrumpiera el gasoducto North Stream 2 en el Mar Báltico.

¿Puede Europa hablar con una sola voz cuando se trata de China?

Anders Fogh Rasmussen: Para la UE es cada vez más difícil ponerse de acuerdo cuando se trata de criticar al Gobierno chino. Lo que China obtuvo con su último acuerdo fue mucho más que economía. Ha dividido a la UE y a EE. UU. y ha asegurado que será cada vez más difícil criticar su falta de respeto por los derechos humanos en China.