Última hora
This content is not available in your region

Péter Szijjártó, Ministro de Exteriores de Hungría: ¨"No importa de dónde venga la vacuna¨"

euronews_icons_loading
Péter Szijjártó, Ministro de Exteriores de Hungría: ¨"No importa de dónde venga la vacuna¨"
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Hungría defiende su decisión de comprar vacunas rusas y chinas al margen del programa de compra común de la UE. El Ministro de Asuntos Exteriores de Hungría, Péter Szijjártó, firmó el pasado viernes en Moscú un contrato para la compra de 2 millones de dosis de la Sputnik V. En declaraciones a Euronews, el político húngaro afirma que la estrategia de vacunas comunes de la UE aporta pocas soluciones y a un ritmo muy lento.

"El productor, al que la Unión Europea ha dado mucha prioridad, está suministrando más vacunas a Estados Unidos, al Reino Unido y a Israel en comparación con los Estados miembros de la UE. Esto es un hecho. Y creo que hay que explicarlo. El Reino Unido utiliza la vacuna de AstraZeneca para vacunar a los ciudadanos británicos pero la Agencia Europea del Medicamento aún no ha dado su aprobación. Esto también necesita una explicación. **En el entretanto, mientras se exageran mucho las expectativas, vemos que las entregas son mucho más lentas y contienen menos vacunas de las que se suponía"**, declara Péter Szijjártó, Ministro de Asuntos Exteriores de Hungría.

Mientras tanto, Hungría ya ha vacunado al 1,5% de su población (150.000 personas) con las vacunas suministradas en el marco del programa de la UE. La agencia médica del país aprobó de urgencia la vacuna rusa, pero muchos húngaros siguen dudando de su uso.

"No importa de dónde venga la vacuna. Para mí, lo único que importa es si la aprueba o no nuestro regulador nacional o el europeo. Creo que esta es la cuestión principal. Y, ya sabes, yo mismo, con cuarenta y dos años, me he vacunado con vacunas procedentes del este durante toda mi vida", declara Péter Szijjártó.

Las normas de la UE no prohíben al Gobierno húngaro hacer pedidos al margen de su programa, pero esta medida muestra de nuevo que el ejecutivo de Orbán prefiere no alinearse con los 27.