Última hora
This content is not available in your region

Protestas en Birmania tras la detención de Aung San Suu Kyi, acusada de importación ilegal

euronews_icons_loading
Protestas en Birmania tras la detención de Aung San Suu Kyi, acusada de importación ilegal
Derechos de autor  AP Photo/Eugene Hoshiko
Tamaño de texto Aa Aa

Aung San Suu Kyi es acusada de importación ilegal. La líder de facto de Birmania fue acusada por la junta militar responsable del golpe de Estado.

La líder birmana, de 75 años, y que se encontraba hasta ahora en arresto domiciliario en la residencia gubernamental de la capital, Naipyidó, se podría enfrentar a una pena de hasta tres años de cárcel por ese delito y tendrá que permanecer detenida al menos hasta el 15 de febrero.

La medida se produjo luego de que la policía encontrara unos aparatos de rastreo de ondas de radio en la vivienda de la premio Nobel de la Paz. Las autoridades aseguran que fueron introducidos a Birmania sin la licencia necesaria.

La ofensiva de la junta militar golpista se produce luego de la detención de Aung San Suu Kyi y otros líderes del partido de la Liga Nacional para la Democracia (NLD, por sus siglas en inglés) cuando este se declaró ganador de las elecciones del pasado 8 de noviembre. Las demostraciones de rechazo a la toma violenta del poder se han multiplicado en toda Birmania.

"Anoche nos unimos a la cacerolada hasta acabar con nuestras ollas. Lo hicimos porque es lo único que podemos hacer en este momento. Me alegro de haber participado y, al mismo tiempo, queremos que la comunidad internacional sea consciente de esta situación porque no somos capaces de defendernos frente a los militares", expresó Nwe Nwe Tun, una trabajadora pública.

La asonada militar ha seguido teniendo gran resonancia internacional y la ONU reclamó este martes a las potencias internacionales una clara condena del golpe de Estado y les pidió que rechacen el plan de los militares para celebrar unas nuevas elecciones.

En el Consejo de Seguridad, sin embargo, China y Rusia frenaron cualquier intento de tomar medidas contra Birmania.

Por su parte, miles de manifestantes se organizaron en Japón para pedir al Gobierno que tome medidas contra el golpe de Estado en Birmania.