Última hora
This content is not available in your region

La burocracia del Brexit, un obstáculo para el té inglés

euronews_icons_loading
Empty shelves at Stonemanor, a British supermarket in Belgium
Empty shelves at Stonemanor, a British supermarket in Belgium   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Esto es Stonemanor, un supermercado británico en Bélgica. El fin de semana pasado tuvo que cerrar temporalmente sus puertas por primera vez. La razón: estantes vacíos por el Brexit. Desde que finalizó el período de transición entre la UE y el Reino Unido, la entrada de mercancías a Bélgica se ha vuelto más complicada. Lo que significa que camiones con productos por valor de miles de libras están atascados en el Reino Unido.

"Hay 250 categorías de productos diferentes que requieren 250 tipos diferentes de formularios que deberán enviarse a la aduana de exportación desde el Reino Unido para importar aquí a Bélgica", explica el encargado Ryan Pearce.

Stonemanor vende de todo, desde alubias con tomate hasta camas británicas. Pero la comida es su principal producto. El gobierno británico está ofreciendo apoyo en forma de seminarios online, pero Ryan Pearce ya ha acudido a Irlanda en busca de ayuda. "El lunes de esta semana hemos recibido salchichas irlandesas y beicon, esa fue nuestra primera entrega de un carnicero en Irlanda y esperamos que lleguen más entregas posiblemente mañana o pasado mañana", detalla Pearce.

Y tal vez no sea la última… Los expertos comerciales creen que con el tiempo las cosas serán más sencillas, pero los controles y, por lo tanto, los costes han llegado para quedarse. Por lo que las cadenas de suministro podrían cambiar. Así lo explica la doctora Anna Jerzewska fundadora de Comercio y Fronteras. "Si eres un cliente o empresa de la UE y estás acostumbrado a comprar productos del Reino Unido y, de repente, esto conlleva papeleo y costes adicionales y te das cuenta de que en realidad puedes comprar un producto similar por el mismo precio en otro miembro de la UE… Una vez que haga este cambio y empiecen a comprar en otro lado, es poco probable que en el futuro vuelvan a comprar en el Reino Unido

Un rayo de luz para la República de Irlanda, que se ha lamentado del Brexit durante años. "Esta es una oportunidad a largo plazo para Irlanda y lo que esperamos ver durante los próximos meses es una mayor presencia de comida y bebida irlandesas en las estanterías y tiendas europeos ... Este es nuestro momento para brillar, tras el Brexit", asegura el miembro de la Junta de Alimentación Irlandesa, Shane Hamill.

Pero lo único que quieren los clientes de Stonemanor es su té inglés y sus galletas y que la burocracia del Brexit no se extienda durante mucho tiempo.