Última hora
This content is not available in your region

Crónica de una noche de protestas y violencia en Cataluña

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Imagen del ataque contra la comisaría de Vic
Imagen del ataque contra la comisaría de Vic   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Las imágenes del ataque contra la comisaría de los Mossos d'Esquadra en Vic son las más impactantes que ha dejado la noche de disturbios en Cataluña por la detención del rapero Pablo Hasél.

El exterior del edificio quedó destrozado por la lluvia de proyectiles lanzados pos los manifestantes. Las autoridades reconocen que el dispositivo policial se vio desbordado por la violencia del ataque. En esta localidad, también saquearon una sucursal bancaria y cortaron la avenida Diagonal.

Manifestaciones con miles de personas al ritmo de las canciones de Hasél

Las concentraciones en las principales ciudades de Cataluña, al grito de "Libertad Pablo Hasél", reunieron a miles de personas. Las canciones del rapero acompañaron las marchas. La más importante, en Barcelona, discurrió al principio de forma pacífica.

"Soy músico y me afecta de forma particular que en España se arreste a artistas, músicos, raperos. Pero, en general, porque encuentro bastante brutal que se arreste a gente por la letra de una canción", explica uno de los manifestantes.

"El sentido común me dice que tengo que estar aquí por la falta de libertades que tenemos aquí, en España, cada vez más", añade otro hombre.

Destrozos y una joven con una lesión grave en un ojo por el impacto de una bala de foam

Cuando se crispó el ambiente, un grupo se trasladó al centro de la capital catalana donde provocó importantes daños. Los bomberos pasaron la noche sofocando los incendios en contenedores, motos y barricadas.

También hubo enfrentamientos. Los antidisturbios respondieron con cargas y disparos de balas de foam. Al menos dos jóvenes resultaron heridas, una de ellas grave por un impacto en un ojo de uno de los proyectiles. Una treintena de personas tuvieron que ser atendidas por los servicios de emergencia, entre ellas, 17 policías.