Última hora
This content is not available in your region

Un pie en el 'presente' y otro en el 'futuro'

euronews_icons_loading
Jean-Marc Ollagnier
Jean-Marc Ollagnier   -   Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El pasado año fue tan turbulento y problemático que, para muchas personas, puede resultar difícil albergar algún atisbo de optimismo sobre el futuro. Por ello, la visión de personas como Jean-Marc Ollagnier puede suponer un bálsamo que calme su agitación. Ollagnier es el director general, para Europa, de la consultora mundial Accenture. Con su trabajo, se mueve entre dos mundos; tiene 'un pie en el presente y otro en el futuro'. Aunque admite que el 'pie en el presente' representa una situación dolorosa, para él, 'el pie en el futuro' es prometedor y está lleno de oportunidades. Es más, para Ollagnier, en términos de geopolítica y negocios, los "astros están cada vez más alineados", para que se puedan hacer las cosas bien.

Todos conocemos la máxima que asegura que 'todo lo bueno se acaba'. Ollagnier se basa en el mismo principio cuando se trata de la pandemia pero, en este caso, a la inversa: 'todo lo malo debe llegar a su fin'. "Esta crisis tendrá un final, como cualquier otra crisis, y tenemos que mirar hacia lo que viene, hacia cómo será la nueva normalidad", señala.

©
Euronews©

Como les ocurre a muchas de las personas que han aparecido en el programa 'Disrupted', para Ollagnier, la pandemia es un acelerador de cambio en un momento de urgencia planetaria. En pocas palabras, su camino a seguir es el siguiente: "Realmente necesitamos rediseñar la forma de hacer negocios para convertirnos, de manera sencilla, en más 'digitales' pero, también, en más sostenibles, para hacer frente a uno de los mayores retos a los que se enfrenta el planeta, como es el cambio climático".

Accenture ha identificado lo que denomina una doble transformación. El principal ingrediente del sector para el éxito es el acoplamiento de la revolución digital y la sostenibilidad. "Las empresas que dominen la tecnología digital y las que pongan la sostenibilidad en el centro de esa estrategia serán, probablemente, las ganadoras en un futuro mundo. Así que, entender perfectamente las dos tendencias, sus tecnologías, va a ser fundamental", declara Ollagnier.

Como líder empresarial, tiene mucho trabajo por delante. La principal tarea, al igual que les sucede a otras muchas personas que se encuentran en la misma situación, es: entender estos nuevos mercados, esta nueva oportunidad, darle forma y prepararse para hacerle frente y explicarla a su equipo". La COVID-19 le ha dado indicaciones sobre cómo hacerlo. "Cuando te enfrentas a algo que no sabes, lo mejor que puedes hacer es reconocerlo. Siempre pensé que la humildad era algo bueno pero ahora sé que es, realmente, algo muy bueno. Y, eso, es algo contra lo que muchos líderes luchan".

Con respecto al futuro, Jean-Marc Ollagnier confía en que el 'mundo' se encamine hacia lo que él considera el rumbo correcto. Con cierta humildad, asegura que las probabilidades de que esto se consiga le parecen altas. De hecho, en una escala del 1 al 10, siendo este último número la puntuación más alta, sitúa sus esperanzas por encima del 8. Un optimismo que supone un rayo de esperanzadora luz en un horizonte que hoy, todavía, parece sombrío.

©
Euronews©

-La opinión de Jean-Marc Ollagnier-

Todo parece bastante sombrío en estos momentos, ¿no es así? Pero, ¿cómo ve usted el futuro?

"En mi función, obviamente, se observa lo que ocurre hoy pero también se observa lo que ocurrirá mañana. Cuando me fijo en dónde estamos hoy, frente a lo que probablemente ocurría hace tres, seis o nueve meses, veo que estábamos muy, muy centrados en la crisis. Todavía estamos centrados en ella pero, miramos cada vez más hacia lo que viene. Ahí es donde encuentro el optimismo, sobre el hecho de que habrá un final para esta crisis, como cualquier otra crisis, y tenemos que mirar hacia lo que viene, a cómo será la nueva normalidad. Empezamos a aprender que, de esta crisis, saldrán algunas cosas buenas. Creo que, ciertamente, para los líderes empresariales como yo, como en cualquier otra crisis, hay oportunidades que tenemos que detectar y, a las que tenemos que dar forma, entender y aprovechar".

Esto parece estar bastante fomentado por su convicción personal. ¿Suele ver una oportunidad en una crisis?

"Sí, creo que, de una crisis, se derivan dos aspectos. En primer lugar, hay un final para ella y nunca debemos olvidar eso; especialmente cuando estamos en medio de ella. En segundo lugar, toda crisis te da oportunidades porque una crisis cambia las cosas, cambia la oportunidad de mercado, cambia la situación competitiva, cambia el comportamiento de los diferentes actores. Si lo entiendes bien, le das forma, te posicionas bien, puedes aprovechar la oportunidad. Nos encontramos en esa situación".

Si vemos el mundo desde un punto de inflexión, le voy a poner en un aprieto, en una escala del 1 al 10, siendo el 10 el punto más alto, ¿cree que el mundo va a ir por el camino correcto, a partir de ahora?

"Sí. Realmente, sin ser demasiado ingenuo y optimista, creo que estamos en una encrucijada. Realmente lo creo. Por muchas razones que puedo describir, tenemos que reinventar, fundamentalmente, la forma de hacer negocios en la próxima década. La razón es el cambio climático, la razón es la tecnología, la razón es el comportamiento de las expectativas de los consumidores y de las partes interesadas. Tenemos que rediseñar la forma de hacer negocios para ser más 'digitales' pero, también, más sostenibles, para hacer frente a uno de los mayores retos del planeta, como es el cambio climático".

©
Euronews©

Volviendo a mi pregunta, en una escala del 1 al 10, ¿cree que el mundo va a avanzar en esa dirección?

"Estoy, sin duda, en el 8, el 9, el 10.... Ya sabe. Creo, indudablemente, que los astros están cada vez más alineados, que tenemos que cambiar. La geopolítica está mucho mejor alineada que antes, con la administración Biden, de vuelta al acuerdo alcanzado en la COP 21. Los trabajadores y los ciudadanos están esperando un cambio. Y, francamente, los líderes empresariales, así como los Gobiernos, están muy alineados; señalan que la forma en que hacemos negocios hoy en el actual modelo económico lineal no va a ser sostenible y tenemos que cambiarla".

¿Cómo definiría la doble transformación? Este es un concepto que Accenture ha definido como un futuro camino para el mundo.

"La doble transformación es, en cierto modo, la marca que utilizamos para explicar a la comunidad, al entorno empresarial, cuáles son los ingredientes para tener éxito en este nuevo mundo. Las empresas que dominen la tecnología digital y las que pongan la sostenibilidad en el centro de esa estrategia serán, probablemente, las ganadoras en este futuro mundo. Así que, entender perfectamente las dos tendencias, las dos tecnologías, va a ser fundamental".

Entonces, ¿dónde se encuentra Europa en lo referente a este tipo de transformación global profunda? Porque Europa, en términos de sostenibilidad es líder y, en términos de innovación, tiende a esforzarse más.

"Cuando lo observo, cuando me fijo en Europa con respecto a la anterior ola de cambio, que recibió un fuerte impulso digital, y tecnológico, considero que Europa estaba un poco atrasada. Europa invirtió un poco menos, se quedó un poco rezagada en el desarrollo de nuevas tecnologías. Con la COVID-19 hemos visto la voluntad de Europa de ponerse al día. Hubo un poco de retraso en comparación, especialmente, con China; más que con Norteamérica. Pero también hubo retraso en comparación con Norteamérica. Cuando se observa la segunda ola de cambio, que es más sostenible, en ella Europa está, probablemente, un poco por delante. Esa es, probablemente, una de las ventajas de las empresas europeas en términos de concienciación. Esto, en primer lugar. Pero, también, en términos de la forma en que adoptan la tarificación del carbono, la forma en que adoptan productos y servicios más sostenibles. Esa es, probablemente, una ventaja que las empresas europeas deberían seguir aprovechando. Porque hoy en día, en el esquema de competencia global, se necesitan ambas cosas para tener éxito. Así que, tienes que ponerte al día en aquello en lo que estás atrasado y tienes que aprovechar aquello en lo que eres fuerte. Creo que, eso, es lo que tenemos que ver en el panorama europeo".

©
Euronews©

Esto es, en muchos aspectos, algo teórico, ahora mismo. Por ejemplo, cuando venía a reunirme con usted, he charlado con el taxista que me traía y estaba desesperado. Decía que la situación es muy dura, que está preocupado por su familia, por cómo va a alimentarla. ¿Cómo se consigue que la gente tenga visión de futuro, eso de lo que usted habla, cuando el 'corto plazo' es tan imprevisible?

"Ha supuesto un gran ejercicio de humildad porque se trata, como ha dicho, de algo que no conocemos. Crea mucha incertidumbre. Yo lo llamo 'un pie en el presente, un pie en el mañana'. Hay que ser muy humilde en la parte 'un pie en el presente' porque la situación no es fácil. La cuestión de la pandemia no está totalmente resuelta. Hay mucha incertidumbre. Así que, en el 'pie en el presente' tienes que prestar atención, en primer lugar, a lo que ocurre a tu alrededor y tratar de tener algo de empatía. Porque la gente está lidiando con una situación difícil. Pero no basta con escuchar y explicar lo que ocurre. Hay que tener una visión y conseguir que la gente esté de acuerdo contigo porque hay que decir que habrá un final para esta crisis y que habrá una oportunidad, al final de esta crisis. También hay que marcar una dirección. La empatía es buena pero hay que tener una visión y una dirección que marcar. Porque hay esperanza ahí fuera. Mi trabajo, como el de muchos líderes, es entender estos nuevos mercados, esta nueva oportunidad, darle forma y prepararse para ello. Y, explicar a tu 'equipo' que hay algo bueno ahí fuera. Sí, tenemos que seguir lidiando con la situación actual pero tenemos que empezar a prepararnos para ese futuro mundo".

Si vemos las cifras del Banco Mundial, por ejemplo, muestran que millones de personas se verán sumidas en la pobreza debido a la crisis provocada por la COVID-19. Así que, si nos fijamos en su visión, en esta esperanza de la que habla, ¿cuándo sentirán, realmente, la llegada de cambios en sus vidas que les sacarán de esta pobreza, de esta recesión?

"Tiene razón. Creo que si se mira desde un punto de vista macroeconómico, la globalización y el desarrollo empresarial han permitido a muchos países salir de la pobreza a gran escala. Si miramos el mundo del siglo XIX, de principios del siglo XX, hoy no es perfecto, ni mucho menos. Pero al fin y al cabo, nuestro trabajo es garantizar que el mayor número de personas, en todo el planeta, participen en la economía global. Veo que, con un mundo más sostenible, así como con una economía más digital, se dará oportunidades a más personas. Muchas de las economías emergentes ya han surgido y se beneficiarán de lo que traiga el futuro. Algunas economías, de algunos países, todavía tendrán que emerger. El trabajo no está terminado, en cuanto a llevar a todo el mundo a la economía global. Lo que veo, que puede ser único esta vez, con el cambio climático y el concepto de un tipo diferente de economía, es que, todo el mundo, tendrá que participar porque tenemos que cambiar como planeta, no como una sola economía o un solo país. Todo el mundo tendrá que contribuir a esa agenda porque no es algo que ocurra muy a menudo. Todos vivimos en el mismo planeta. Solamente tenemos un planeta y tenemos que cuidarlo".

©
Euronews©

Observamos ese futuro que, probablemente, puede ver más claramente que muchos otros. En cuanto a ese futuro, la inteligencia artificial va a jugar un papel clave. Pero mucha gente teme a la inteligencia artificial, teme a esa relación entre las personas y las máquinas. ¿Tiene fundamento ese temor?

"Probablemente, utilicemos la palabra equivocada. La inteligencia artificial suena como algo que compite con las personas. Vamos a tener que replantearnos la forma en que dividimos el trabajo entre el ser humano y las máquinas. Porque, la máquina, podrá hacer más cosas que son muy útiles y, el ser humano, tendrá que hacer más tipos de cosas de valor añadido. Pero, en realidad, no es el ser humano el que sustituye a la máquina o la máquina la que sustituye al ser humano. Se trata de cosas complementarias, que tendremos que organizar. Los negocios exitosos, las empresas exitosas podrán utilizar máquinas especializadas en un sector en el que las máquinas puedan ser más eficientes y, las personas, realizarán tareas de valor añadido que aporten más valor y mejores resultados para el cliente".

Nos fijamos en este mundo pospandémico. Si continuamos con la tendencia actual, ¿hacia dónde va el mundo?

"No es algo que me preocupe. Creo que la tendencia actual es bastante desafiante para el planeta pero incluso si se observa con toda la negatividad posible, se contempla como la peor crisis económica... sí, la gente perderá puestos de trabajo. Todo eso es cierto pero la visión positiva es que, por primera vez, hemos sido capaces de encontrar una vacuna en menos de 12 meses. Así que, cuando se desafía realmente a la humanidad, a veces, se obtienen cosas positivas. Cuando analicemos esta pandemia, no sé qué vamos a decir sobre ella pero, ciertamente, podemos decir que resultó difícil y dolorosa para muchas personas. Pero el hecho es que, la humanidad, ha sido capaz de hacer algo que nunca antes había hecho. Luego, se trata de una cuestión de creer que el ingenio humano seguirá dando ese tipo de resultados extraordinarios o no. Si crees que sí, que es más mi opinión, vamos a tener que aprovecharlo. Porque habrá otros retos: la transición energética y la digital. Todo ello requerirá mucho ingenio humano para poder abordarlo".

Ha hecho frente a esta pandemia y, como ha dicho, ha sido un proceso de aprendizaje para todos nosotros. ¿Qué ha aprendido sobre sí mismo?

"Aprendí a ver las cosas con humildad porque, cuando te enfrentas a algo que no sabes, lo mejor que puedes hacer es reconocerlo. Siempre pensé que ser humilde era probablemente algo bueno. Pero, ahora, es realmente algo muy bueno y eso es algo contra lo que luchan muchos líderes. El liderazgo se percibe muy a menudo como: "yo sé y voy a explicar lo que sé, al resto de la gente". Pues bien, en este caso, fue exactamente lo contrario. Tienes que enfrentarte a algo que no conoces. Ciertamente, tener este estilo de liderazgo de humildad, escucha y empatía ha sido, en cierto modo, en mi opinión, la fórmula ganadora para este período actual".

©
Euronews©

Y en cuanto a sus propios valores, Jean-Marc Ollagnier, ¿cómo han cambiado esos valores? Usted ha hablado de la humildad pero, antes de la pandemia. Ahora, cuando llevamos un año con esto, ¿en qué medida es usted diferente, como persona?

"Para ser totalmente sincero, sobre lo que ha pasado en este periodo de confinamiento, muchos países han pasado por un confinamiento de un mes o dos. Para mí, han sido tres meses. Lo que ha cambiado, en mi caso, es que, realmente, he pasado tres meses con toda mi familia en casa, lo que no ha sido una experiencia en términos de liderazgo. Pero, sin duda, ha sido una experiencia familiar que te da una perspectiva diferente".

¿Y cómo cambió eso su perspectiva?

"Mi perspectiva.... algo cambió en mí. Sabía que la familia era importante pero creo que es, realmente, muy importante. Y es, realmente, muy importante porque también te da, probablemente, este tipo de 'toque humano' y puedes aprender de todos. Puedes aprender de tu hija. Puedes aprender de tus empleados. Eso supone, ciertamente, algo. No sé si lo he descubierto pero puede que lo haya redescubierto".

©
Euronews©

Así, como decíamos, parte de su trabajo, en algunos aspectos, es tratar de prever y dar forma al futuro. Así que, si tuviera que dar un consejo a la gente que está mirando hacia este futuro, que parece muy incierto, ¿cuál sería?

"Soy ingeniero de formación, lo que significa que soy curioso. Creo que la curiosidad es importante porque estamos en un mundo en el que se está produciendo mucha innovación y, si quieres dar forma a esa visión, tienes que ser curioso y entender todo lo que ocurre a tu alrededor. Siempre me ha apasionado la tecnología y siempre me ha apasionado el clima. Bueno, no siempre pero, desde hace algo menos de una década, me apasiona. Cuando te fijas en el sector energético, el cambio climático, la sostenibilidad... habrá mucha innovación en todo ello. Así que, si no tienes esa curiosidad, si no tienes esa voluntad de aprender, puedes perderte algo de ello. Creo que, en esto, consiste también el liderazgo. Todo lo que aprendí en la escuela ya no es, ya sabe, algo muy relevante. Así que, tienes que seguir aprendiendo y necesitas tener la curiosidad o la motivación porque, de lo contrario, quizás no entiendas realmente lo que está pasando a tu alrededor", concluye Jean-Marc Ollagnier.