Última hora
This content is not available in your region

Polémica en Texas | El senador Ted Cruz se va a Cancún en plena ola de frío

euronews_icons_loading
Ted Cruz en el aeropuerto de Cancún, México
Ted Cruz en el aeropuerto de Cancún, México   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Texas no solo sufre los efectos devastadores de una ola de frío, sino también los de una tormenta política, con Ted Cruz en el epicentro. El miércoles pasado, con el estado paralizado por el frío, los apagones y la falta de agua potable, el senador republicano se fue de vacaciones con su familia a Cancún.

El escándalo ha obligado a Cruz a regresar a Texas de forma apresurada. El político ha explicado que se fue a México porque se lo pidieron sus hijas.

"Obviamente fue un error, que no repetiría. Solo trataba de ser un padre. Cuando tienes dos niñas que han pasado frío y han estado sin calefacción ni electricidad durante dos días, y te dicen: 'Oye, no tenemos colegio. Por qué no vamos... Salgamos de aquí'. Creo que habría muchos padres que dirían: 'De acuerdo. Si puedo, será genial", argumentó.

Las redes sociales arden contra el senador, al que le han puesto el mote de 'Flyin'Cruz', 'Cruz el que huye'. Los demócratas de Texas piden su dimisión. También hay críticas en las filas republicanas.

"Mi trabajo es estar aquí hasta que la situación se resuelva. Dejaré al senador que se explique por sí mismo", ha dicho Sylvester Turner, alcalde demócrata de Houston.

Un humorista ironizaba calificando de "desgarrador" lo ocurrido con Ted Cruz. A saber, que un texano "hubiera tenido que irse a 2.700 kilómetros de distancia para encontrar agua, luz y calor".

Grave crisis de suministro eléctrico. Los republicanos culpan a las energías renovables

No en vano, el senador se fue de vacaciones mientras millones de habitantes de su estado sufrían no solo el frío polar de un insólito temporal invernal, sino además una grave crisis de suministro eléctrico.

En el peor momento, los apagones dejaron sin luz a tres millones y medio de hogares debido al congelamiento de los generadores y a una demanda de electricidad sin precedentes. Los republicanos culpan del desastre a las energías limpias, porque el frío apagó parte de las turbinas eólicas. Las autoridades lo niegan. En Texas, dos tercios de la energía proceden de energías fósiles.

Millones de personas sin agua potable

A eso se sumó otro problema mayor, la falta de agua potable, con diez millones de personas, incluidos habitantes de las grandes ciudades como Houston o San Antonio, forzados a hervir agua para beber o acudir a los lugares de reparto.

"La temperatura en la casa era de cero grados. Ahora ha vuelto la electricidad y hace más calor, pero no tenemos agua. Por eso estoy aquí. He ido a varios comercios y en ninguno queda agua", explica una mujer, mientras espera dentro de su coche en uno de los puntos de suministro de agua.

El dueño de una tienda de muebles de Houston ha convertido su comercio en refugio, para dar cobijo a las familias que lo necesiten.

"No podemos permitir que (los niños) se congelen y no poder darles de comer -explica un hombre-. Así que es bueno que hayan hecho esto, porque si no estaríamos en casa congelándonos".

Este jueves en Texas todavía había más de 300.000 hogares sin electricidad.