Última hora
This content is not available in your region

Crisis en Armenia | "Mi futuro está en manos del pueblo", dice el primer ministro Pashinián

euronews_icons_loading
Crisis en Armenia | "Mi futuro está en manos del pueblo", dice el primer ministro Pashinián
Derechos de autor  Stepan Poghosyan/PHOTOLURE
Tamaño de texto Aa Aa

El primer ministro armenio, Nikol Pashinián, salió este jueves a las calles de Ereván para pedir el apoyo de la población frente a un presunto intento de golpe de Estado del Ejército. Decenas de miembros de la cúpula militar han pedido su dimisión.

"Mi futuro está en manos del pueblo" ha clamado el primer ministro armenio, Nikol Pashinián, tras denunciar un intento de Golpe de Estado por parte del Ejército. Cuarenta altos mandos de la cúpula militar pidieron su dimisión, a lo que Pashinián respondió convocando a sus seguidores en la plaza más importante del país.

"Algunas personas quieren arrastrar al ejército a procesos inconstitucionales. Se trata de un intento de golpe de Estado, pero el pueblo no permitirá un golpe militar en Armenia", dijo a la multitud.

Parte de la oposición también pide la dimisión de Pashinián, al que muchos armenios consideran responsable de la derrota frente a Azerbaiyán en la reciente guerra por el enclave separatista de Nagorno Karabaj.

Turquía condena el intento de golpe de Estado en Armenia

Turquía, enemigo histórico de los armenios y apoyo Azerbaiyán durante la guerra, ha condenado el intento de golpe militar.

''Estamos absolutamente en contra de los golpes de Estado. Por lo tanto, condenamos enérgicamente este intento de golpe de Estado en Armenia -dijo el ministro de Exteriores turco, Mevlut Cavusoglu-. Por supuesto, en las democracias, el pueblo pueden criticar al gobierno e incluso exigir su dimisión, pero es inaceptable que los soldados pidan la dimisión de un gobierno elegido, y mucho menos, que llamen a un golpe de Estado".

La guerra en Nagorno Karabaj acabó cuando Nikol Pachinián aceptó las condiciones de un alto en fuego negociado por el presidente ruso, Vladimir Putin, que en Armenia se sintió como una humillación nacional.

El Ejército y el primer ministro se mantenían desde entonces en un frágil equilibrio, que saltó por los aires debido a unas críticas de Pashinián y a su decisión de destituir al subjefe del Estado mayor.