This content is not available in your region

EEUU acusa a Mohamed bin Salmán en el asesinato de Khashoggi y sanciona a 76 saudíes

Access to the comments Comentarios
Por Euronews  con EFE
euronews_icons_loading
EEUU acusa a Mohamed bin Salmán en el asesinato de Khashoggi y sanciona a 76 saudíes
Derechos de autor  Susan Walsh/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.

El príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, aprobó la operación para asesinar al periodista Jamal Khashoggi en 2018, confirmó este viernes un informe redactado por los servicios de Inteligencia de Estados Unidos de América. Horas después de la publicación por parte del país americano, Arabia Saudí rechazó las acusaciones del asesinato de Khashoggi.

"Evaluamos que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, aprobó la operación en Estambul, Turquía, para capturar o matar al periodista saudí Jamal Khashoggi", dice el documento, de dos páginas, publicado por la Oficina de la Directora de Inteligencia Nacional de EE.UU.

El informe agrega que esta evaluación se basa en el control por parte de Bin Salmán del proceso en la toma de decisiones en el reino, así como en la implicación directa de asesores y miembros de la seguridad del príncipe heredero en el asesinato, y en su apoyo al uso de medidas violentas para acallar a disidentes en el extranjero.

Instantes después de la publicación del informe, el gobierno estadounidense ha anunciado restricciones de visado a 76 saudíes que "se cree que han estado implicados en amenazas a disidentes en el extranjero". Algunos de estos sancionados estarían relacionados con el asesinato de Khashoggi durante 2018 en Estambul, informó el secretario de Estado, Antony Blinken en un comunicado.

"Desde 2017, el príncipe heredero ha tenido un control absoluto de las organizaciones de seguridad y de Inteligencia del reino, lo que hace altamente improbable que funcionarios saudíes llevaran a cabo una operación de esta naturaleza sin la autorización del príncipe", subraya el texto publicado por el gobierno americano.

Acto seguido, el informe incide en que durante la época en que el periodista fue asesinado Bin Salmán probablemente fomentó un ambiente en el que sus asistentes temían fracasar en los cometidos que se les encargaba, ante la posibilidad de ser despedidos o arrestados.

"Esto sugiere que es improbable que los ayudantes cuestionaran las órdenes de Mohamed bin Salmán o que emprendieran acciones delicadas sin su consentimiento", reza el texto.

Asimismo, añade que en el equipo que llegó a Estambul el 2 de octubre de 2018 para matar a Khashoggi había funcionarios que "trabajaban o estaban relacionados con el Centro Saudí para Estudios y Asuntos de los Medios de Comunicación (CSMARC, en inglés) en la Corte Real".

En aquella época, dicho centro estaba dirigido por Saud al Qahtani, que la Inteligencia estadounidense identifica como un asesor cercano a Bin Salmán, quien en 2018 afirmó públicamente que nunca tomaba decisiones sin la aprobación del príncipe. De hecho, al Qahtani, sale nombrado en el informe de los servicios de inteligencia de los EE.UU. asegurando que "participó, ordenó, o fue cómplice o responsable de la muerte de Jamal Khashoggi".

El escuadrón de asesinos también incluía a siete miembros del equipo de seguridad personal de Bin Salmán, conocido como Fuerza de Intervención Rápida, una rama de la Guardia Real saudí encargada de proteger al príncipe heredero y que únicamente responde a sus órdenes.

Jamal Khashoggi, periodista crítico con la familia real de Arabia Saudí

Khashoggi, de 59 años, residente en EE.UU. y colaborador del diario The Washington Post, era un gran crítico de la familia real saudí.

El 2 de octubre de 2018 entró en el consulado saudí en Estambul, del que nunca salió: fue asesinado por un grupo de personas, que mutilaron su cuerpo, que nunca ha sido recuperado.

En declaraciones a los periodistas este viernes antes de la publicación del informe, la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, señaló: "Creo que hay una serie de acciones que están sobre la mesa", sin ofrecer más precisiones.

El presidente, Joe Biden, conversó este jueves telefónicamente con el rey saudí, Salmán bin Abdulaziz, antes de la difusión del documento.

En el comunicado sobre la llamada distribuido por la Casa Blanca no se hacía alusión alguna a Khashoggi, y en su lugar apuntaba que ambos hablaron "de los esfuerzos (...) para poner fin a la guerra en el Yemen", y que Biden reafirmó el "compromiso de EE.UU. en ayudar a Arabia Saudí a defender su territorio ante los ataques de grupos alineados con Irán".

En Arabia Saudí, ocho individuos fueron condenados por la muerte de Khashoggi y cinco de ellos fueron sentenciados a la pena capital. Más tarde esas sentencias fueron conmutadas por la pena de 20 años de prisión. Fueron los familiares de Khashoggi quienes perdonaron al asesino del periodista saudí.

Sanciones y restricción de visado a más de 70 saudíes

El secretario de Estado, Antony Blinken, informó en un comunicado de la creación de la llamada "Prohibición Khashoggi", en homenaje al periodista y en virtud de la cual EE.UU. impuso restricciones de visado a 76 individuos saudíes.

En el comunicado, el titular de Exteriores no mencionó las identidades de los 76 saudíes penalizados por Washington.

"La Prohibición Khashoggi permite al Departamento de Estado imponer restricciones de visado a individuos, que, actuando en nombre de Gobiernos extranjeros, se cree que hayan estado implicados directamente en actividades extraterritoriales contra los disidentes, incluyendo la supresión, acoso, vigilancia, amenazas o daños a periodistas, activistas y otras personas percibidas como disidentes por su trabajo", dijo Blinken.

El secretario de Estado recordó ese asesinato y subrayó que "los individuos deberían poder ejercer sus derechos humanos y libertades fundamentales sin el temor a una venganza, castigo o daño por parte de un Gobierno".

"Mientras que EE.UU. sigue comprometido en su relación con Arabia Saudí, el presidente Joe Biden ha dejado claro que la colaboración debe reflejar los valores de EE.UU.", indicó. Además, el secretario aseguró en el comunicado que se deben dejar absolutamente claro que "las agresiones y amenazas extraterritoriales" del país saudí contra los disidentes, los periodistas y los activistas tienen que terminar. "No pueden ser toleradas por Estados Unidos" ha sentenciado el secretario.

Como consecuencia de las sanciones, quedan bloqueadas todas las propiedades y activos que estas personas o entidades puedan tener en EE.UU. o que estén en poder de estadounidenses.

Arabia Saudí rechaza las acusaciones de asesinato

El Gobierno de Arabia Saudí rechazó "categóricamente" el informe publicado por los servicios de inteligencia de EE.UU., que apunta que el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed bin Salmán, aprobó la operación para asesinar al periodista Jamal Khashoggi en 2018, dijo este viernes el Ministerio de Exteriores saudí.

"El Gobierno del reino rechaza categóricamente lo que se afirma en el informe (...) sobre el crimen del asesinato del ciudadano Jamal Khashoggi, que Dios se apiade de él", señala un comunicado del departamento de Exteriores saudí difundido por la agencia de noticias estatal, SPA.