Última hora
This content is not available in your region

Restricciones y controles por la COVID-19

euronews_icons_loading
Cartel para la prevención del coronavirus
Cartel para la prevención del coronavirus   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Masiva protestas en Budapest contra las restricciones ligadas a la pandemia. Desde el 11 de noviembre, los húngaros tienen prohibidas las reuniones de más de diez personas, toque de queda a las 8 de la tarde y bares, restaurantes, gimnasios, cines y teatros cerrados. Solo las escuelas de primaria dan clases presenciales. Los organizadores llamaron a la multitud a 'Recuperar sus vidas'.

Escépticos contra las restricciones

"Acabemos con el juegos de los políticos, queremos retomar nuestras vidas. No queremos otro confinamiento, ni seguir con este sinsentido", declaró György Gődény, un farmacéutico escéptico organizador de este tipo de protesta.

"Nuestra libertad ha quedado muy limitada. Sin mencionar a los niños que no pueden ir a la escuela. ¿Aprender en línea? ¿Qué futuro tendrán?", decía una manifestante húngara.

Alemania refuerza las restricciones

En Dusseldorf, Alemania, la policía patrulla en las riberas del Rin para hacer cumplir las medidas para frenar la pandemia.

Ahora está prohibido sentarse en los bancos durante los fines de semana hasta el 14 de marzo, algo que con el buen tiempo no se cumple a raja tabla.

"Me parece correcto. Si la gente no cumple con la distanciación social, las autoridades deberán tomar medidasmás estrictas", decía un transeúnte alemán.

Francia y una frontera bajo tensión

Francia refuerza los controles para evitar un nuevo confinamiento. 20 departamentos se encuentran en “vigilancia reforzada” por su elevada tasa de incidencia. Si la situación empeora podría imponerse un confinamiento domiciliario durante el fin de semana en la región de París y en departamentos de ciudades como Marsella, Lille o Toulon.

Alemania impondrá requisitos estrictos en la frontera con el departamento francés de Mosela, declarado zona de riesgo. A partir del martes, los viajeros deberán mostrar un test negativo. Alemania ha impuesto también controles fronterizos rigurosos con la República Checa y la región austriaca del Tirol.