Última hora
This content is not available in your region

El Brexit marchita los narcisos en el Reino Unido

euronews_icons_loading
El Brexit marchita los narcisos en el Reino Unido
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Este domingo es el Día de la Madre en el Reino Unido y el narciso es el regalo tradicional. Pero los floricultores ven como el fin de la libre circulación de personas tras el Brexit junto con las restricciones por la pandemia han hecho más difícil la contratación.

La mano de obra menguante significa que muchos ramos acabaran marchitos y sin destinatario, como explica el floricultor Kevin Haynes: "El mayor problema es el personal, que no puede venir a hacer este tipo de trabajo. Hoy habríamos tenido cien, ciento cincuenta personas recogiendo, y ahora sólo hay 25."

Los narcisos, son un negocio boyante en Lincolnshire, pero este sector británico no está incluido en un plan para admitir trabajadores agrícolas extranjeros tras la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Antes del Brexit, en una explotación se podían recoger una media de 25 millones de narcisos al año. Tras el Brexit se espera que esa cifra se reduce a los 6 millones. Esto se debe a que los europeos tienen prohibido trabajar en campos de flores porque están clasificadas en una categoría diferente a la de las frutas y verduras. Se trata de una peculiaridad que ya está afectando enormemente a los floricultores británicos.

Sólo los productores de alimentos pueden utilizar el plan piloto de trabajadores de temporada del Gobierno. Los recolectores que decidieron quedarse el verano pasado pueden trabajar, pero el resto no ha podido volver

Las quejas contra el Gobierno

Además de no poder encontrar recolectores, Adam Taylor, que dirige una de las principales explotaciones de narcisos del mundo, se ha visto obligado a detener también las exportaciones: "El pueblo británico votó por el Brexit y, sin embargo, todos estos detalles no se expusieron con claridad para que la gente los entendiera. Y en la víspera de Navidad se nos dijo que teníamos este fantástico acuerdo, y que todo iba a ser genial, pero no lo es. Y sin embargo, según las declaraciones políticas todo es muy fácil, todo es posible. Pero realmente no lo es."

El Gobierno dice que sigue pendiente de las necesidades de los floricultores para asegurarse de que se satisfacen. Y que trabajará con el sector para promover la contratación local. Pero los afectados ven como en 2021 se están dejando campos enteros a merced del viento.