Última hora
This content is not available in your region

Brexit: Unionistas norirlandeses exigen fin a un protocolo que les aleja del resto del país

Maros Sefcovic, vicepresidente de la Comisión Europea
Maros Sefcovic, vicepresidente de la Comisión Europea   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Tras el Brexit, Irlanda del Norte, que pertenece al Reino Unido pero comparte isla con la República de Irlanda, está dividida. Una parte de la población, los llamados unionistas protestantes exigen que se ponga a fin a un protocolo que les aleja del resto del país, a través de una frontera marítima entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido. En una entrevista con Euronews, el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, pide ante todo que se relajen los ánimos tras una semana de tensiones entre Gran Bretaña y la Unión Europea.

"Creo que es muy importante bajar el tono, destensar la retórica, porque creo que tenemos que crear una atmósfera propicia para la aplicación del protocolo, como hicimos en diciembre. Entonces también tuvimos situaciones muy difíciles, pero conseguimos resolver todas las cuestiones", declara a Euronews Maros Sefčovič, Vicepresidente de la Comisión Europea.

Sin "frontera dura con Irlanda pero sí con el Reino Unido

Como parte de la nueva relación entre la UE y el Reino Unido, Irlanda del Norte permanece en el mercado único de bienes de la UE. Este acuerdo se acordó para garantizar que entre ella y la República de Irlanda no haya una frontera dura y los ciudadanos y las mercancías puedan seguir circulando libremente. Pero ahora, los controles aduaneros se aplican en el Mar de Irlanda. Esto significa que todos los productos agroalimentarios que entran en Irlanda del Norte desde Gran Bretaña deben pasar controles aduaneros.

"La aplicación del protocolo es un camino de ida y vuelta, y nosotros estamos dispuestos a hacer nuestra parte. Pero también tenemos que ver cómo el Reino Unido cumple con sus compromisos y volver a hablar del paso fronterizo, del acceso a las tecnologías de la información y de todas las facilidades, como hicimos con las cuatro declaraciones de exportación simplificadas o el certificado sanitario simplificado, o el programa de comerciantes de confianza para asegurarnos de que las estanterías de los supermercados norirlandeses están llenas, así que todo esto creo que lo acordamos el 17 de noviembre, y creo que antes de que podamos discutir cualquier otra cosa".

Los llamamientos a poner fin al protocolo se intensificaron después de que la UE estuviera a punto de suspenderlo hace unas semanas por una disputa relacionada con la exportación de vacunas. Y el Primer Ministro del Reino Unido, Boris Johnson, ha amenazado con hacer lo mismo. Pero la UE dice que el protocolo no es negociable.

"Así que creo que ya tuvimos nuestra experiencia con el proyecto de ley del mercado interior, donde creo que realmente demostramos que estamos buscando las soluciones, que lo abordamos de una manera muy tranquila. Pero creo que tenemos que ser muy cautelosos a la hora de incumplir el derecho internacional, un acuerdo que acabamos de firmar. Creo que nuestra relación entre la UE y el Reino Unido es enorme", señala.

El vicepresidente Sefčovič afirma que la Comisión se equivocó hace unas semanas al activar el artículo 16 e insiste en que el protocolo es la única solución a los problemas que afronta el Reino Unido tras el Brexit.