Última hora
This content is not available in your region

La Eurocáma declara la UE "zona de libertad para el colectivo LGBTIQ+"

euronews_icons_loading
La Eurocáma declara la UE "zona de libertad para el colectivo LGBTIQ+"
Derechos de autor  DAMIEN MEYER/AFP or licensors
Tamaño de texto Aa Aa

Con campañas anti-LGBTIQ+ aumentado en toda Europa, los miembros del Parlamento Europeo han votado simbólicamente para hacer que toda la Unión Europea sea una zona de libertad para el colectivo LGBTIQ+. La votación sumó 492 votos a favor, 141 en contra y 46 abstenciones.

“Sabemos que nuestras vidas todavía están en peligro, nuestros derechos restringidos, nuestra libertad brutalmente ahogada en demasiados demasiados lugares de la UE. Pero es un paso y somos muchos, estamos en todas partes y somos fuertes", ha asegurado la eurodiputada de Los Verdes, Terry Reintke.

La declaración es una reacción a los más de 100 municipios en Polonia que se proclamaron zonas libres de ideología LGBTIQ+. Los eurodiputados que apoyan al gobierno polaco continúan defendiendo su derecho a limitar las libertades de las personas LGBTIQ+.

"Nuestras regiones están absolutamente en contra de estos oficiales ideológicos que aparecen en las escuelas y les cuentan ideas absurdas sobre algún tipo de géneros fluidos. Quiero decir, esto va en contra de la constitución de Polonia y no cumple con la carta de derechos fundamentales", insiste Ryszard Antoni Legutko, eurodiputado de los Conservadores y Reformistas Europeos.

El asesinato homófobo de un hombre homosexual en Bélgica hizo que el primer ministro de Bélgica colgase la bandera arcoíris en su residencia. Y aunque la pandemia ha impedido que se celebren eventos del orgullo, los grupos de derechos LGBTIQ+ creen que la UE debería tomar medidas. "Pueden hacer lo que la Comisión Europea dijo que harían, es decir, no enviar dinero ni fondos de la UE si no se van a utilizar en total cumplimento y acuerdo con los valores de la UE", pide Evelyne Paradis, directora ejecutiva de ILGA-Europe

A seis ciudades polacas ya se les denegaron el año pasado subvenciones europeas por su postura anti LGBTIQ+. Pero la lucha por los derechos del colectivo en la UE continua.