Última hora
This content is not available in your region

París y un tercio de los franceses vuelven a confinarse por la COVID-19

euronews_icons_loading
Pont des Arts, París, Francia 19/3/2021
Pont des Arts, París, Francia 19/3/2021   -   Derechos de autor  Thibault Camus/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Un camino intermedio, una tercera vía para luchar contra una tercera ola en Francia. En palabras del primer ministro Jean Castex, "reconfinar sin encerrar". Un tercio de los franceses, 21 millones de personas, se verán afectadas por las nuevas limitaciones desde la medianoche de este viernes. En la región de París, de lejos la más poblada con doce millones de habitantes, se nota hartazgo y resignación con algún toque de esperanza.

"Es sobre todo decir ¿pero cuándo va a acabar esto?", comenta una joven. "Si dentro de un año no se ha encontrado la solución para salir de todo esto ¿tendremos el confinamiento número ocho? Eso es lo que me da miedo".

"Si este reconfinamiento nos permite pasar a otra cosa, pasar a una etapa superior, que aprovechemos este mes para vacunarnos, para preparar el futuro, es algo bueno", asegura esta mujer. "Porque no vemos ya cómo se va a salir de este toque de queda interminable de las seis de la tarde. Por lo que si esto permite pasar a la siguiente etapa, sí, puede ser algo bueno".

Colegios abiertos, tiendas no esenciales cerradas

Durante al menos cuatro semanas, cierre de comercios no esenciales, colegios e institutos abiertos, actividades al aire libre permitidas sin límite de tiempo en un radio de diez kilómetros en torno al domicilio, teletrabajo generalizado y reuniones privadas prohibidas en 16 departamentos, que podrían ser más.

"Estas medidas que tomamos hoy en las regiones más afectadas podrán extenderse, si fuera necesario, a otras partes del territorio".

Porque los datos de coronavirus en el país son realmente malos. El jueves ha registrado cerca de 35.000 nuevos contagios, sobrepasando la barrera de los 30.000 por segundo día consecutivo. Y 268 muertes en 24 horas, según el ministerio de Sanidad.

La presión sobre los servicios de reanimación que tratan a los enfermos más graves también ha aumentado, con casi 4300 pacientes, el nivel más alto desde fines de noviembre. Más de un cuarto de ellos están hospitalizados en la región de París, Ile-de-Fance.