Última hora
This content is not available in your region

Antony Blinken: "Nord Stream 2 es un mal acuerdo para Europa"

Access to the comments Comentarios
Por Méabh Mc Mahon
euronews_icons_loading
Antony Blinken: "Nord Stream 2 es un mal acuerdo para Europa"
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El invitado de Méabh Mc Mahon, esta semana, en The Global Conversation, es el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken. Acaba de estar en Bruselas, visitando la sede de la UE y el cuartel general de la OTAN, donde se encontraba la periodista de Euronews, para reforzar los lazos con sus homólogos europeos, tras cuatro años bastante tensos. Antes de regresar a su país, habló con ella.

Secretario Blinken, muchas gracias por ser nuestro invitado. Bienvenido a Bruselas. Viéndole en el cuartel general de la OTAN y, por supuesto, en la sede de la UE en Bruselas esta semana, da la sensación de estar asistiendo a una especie de luna de miel.¿Siente que ha renovado sus votos después de años de tensión?, pregunta Méabh Mc Mahon.

"Bueno, queríamos venir y estar aquí con un objetivo principal en mente. Era, simplemente, el de reafirmar nuestro compromiso con la OTAN, con nuestras alianzas, y también nuestra asociación con la Unión Europea, con nuestros principales aliados. Ese era el mensaje más importante que había que enviar. Y esto forma parte de un viaje de dos semanas. Empezamos en Japón y en Corea del Sur y luego vinimos aquí. Todo, con el propósito de demostrar que Estados Unidos está de vuelta en términos de compromiso con sus aliados, con sus socios. Y hemos tenido una muy, muy buena acogida", declara Antony Blinken.

Estados Unidos ha vuelto. Esta ha sido realmente la sensación que hemos tenido esta semana. Supongo que China ha sido uno de los temas de interés de su viaje. Imagino que se sintió satisfecho cuando su avión aterrizó en Bruselas y contempló la reacción de China, para algunos exagerada, ante unas sanciones impuestas por la UE. Eso está empujando a Europa hacia la postura de Estados Unidos en lo que respecta a la forma de tratar con China, a pesar de que hemos visto al presidente francés Macron decir que no es una buena idea para EEUU y Europa unirse para enfrentarse a China. Pero,¿podría esta unión ser el nuevo punto de partida para una nueva relación transatlántica?

"Bueno, ya sabe. No se trata de confabularse contra China. No se trata de intentar sujetar a China o contenerla. Se trata de defender juntos los intereses y valores que compartimos. Y, uno de ellos, algo en lo que todos hemos invertido durante muchos años, es en lo que llamamos el 'orden internacional' basado en normas. Hemos descubierto que la mejor manera de garantizar que los países puedan trabajar juntos y gestionar sus relaciones de forma productiva es suscribir un conjunto común de normas y compromisos. Y, nuestro reto, es asegurarnos de que mantenemos ese orden. Por eso, cuando un país, ya sea China o cualquier otro, toma medidas que lo socavan, cuando no cumplen las normas, tenemos la obligación de defendernos y decir que hay que cumplirlas. Y somos mucho más eficaces cuando lo hacemos juntos y de forma solidaria", afirma Blinken.

Secretario Blinken, mientras usted estaba esta semana, aquí en Bruselas, con una agenda muy apretada, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, visitaba Pekín, en lo que parecía una forma de unificar posturas contra la UE y contra Estados Unidos.¿En qué medida le preocupa la presencia de tropas de Rusia en el este, en los países bálticos? ¿Qué está haciendo al respecto?

"Mire... este ha sido un importante tema de conversación en la OTAN esta semana. Creo que existe una profunda preocupación compartida por algunas de las acciones agresivas de Rusia. Y, por supuesto, en Estados Unidos, hemos tenido el ciberataque de Solarwinds. Hemos tenido interferencias en nuestras elecciones. Hemos tenido el posible pago de recompensas para actuar contra nuestras fuerzas en Afganistán. Y, por supuesto, hemos visto el envenenamiento y el intento de asesinato de Alexéi Navalni, mediante el empleo de un arma química, por no mencionar la actual agresión de Rusia en el este de Ucrania. Todas estas cosas, así como los nuevos sistemas armamentísticos que se están desarrollando, nos preocupan no solamente a nosotros sino, también, a nuestros aliados y socios. Y creo que existe una valoración común del reto que supone Rusia y, también, un compromiso común de permanecer juntos, de hacerle frente. Creo que todos tenemos una visión muy clara. Así que vemos el reto. Creo que, también, reconocemos que puede haber áreas en las que, por interés mutuo, podemos seguir trabajando juntos. Por ejemplo, Estados Unidos prorrogó con Rusia el nuevo acuerdo START por cinco años. Hay otras áreas en este asunto de la estabilidad estratégica, el control de armas, en las que podemos encontrar formas de trabajar juntos. Pero eso no va a impedir que nos mantengamos firmes y unidos con nuestros aliados y socios cuando Rusia cometa actos agresivos", explica el secretario de Estado de Estados Unidos.

Otra conversación incómoda que seguramente ha tenido, esta semana, ha sido con sus aliados turcos. Turquía, por supuesto, es un miembro muy importante de la OTAN que está comprando armamento de defensa a Rusia. Obviamente, esto está desestabilizando un poco también la alianza, ¿no es así?

"Bueno, no es ningún secreto que tenemos diferencias reales con Turquía al respecto. Algo que expresé directamente a mi homólogo turco cuando lo vi. Y, otros aliados, han hecho lo mismo. También es cierto que Turquía es un aliado muy valioso, desde hace mucho tiempo, que colabora con nosotros en objetivos muy importantes, incluida la lucha contra el terrorismo, incluso en lo que respecta a Siria, y en otros ámbitos. Así que, creo que tenemos interés en seguir trabajando estrechamente con Turquía sin ignorar, al mismo tiempo, nuestras diferencias. Así que, tenemos un compromiso. Mantenemos conversaciones muy francas, claras y abiertas. Y espero que Turquía adopte alguna medida para abordar los problemas que, por ejemplo, como ocurre con el sistema S-400, plantean a la Alianza Atlántica", añade el político estadounidense.

©
Euronews©

¿Cree que están dispuestos a escuchar? Me refiero también a la cuestión del Mediterráneo oriental y a la inestabilidad en la zona, una cuestión de gran preocupación. No creo que quiera resolverlo usted mismo sino, más bien, que los europeos se ocupen de ello. ¿Pero, cuál sería su mensaje? 

"Bueno, creo que hemos visto cierta desescalada en el Mediterráneo oriental. Creo que la OTAN está desempeñando un papel muy bueno al tratar de rebajar la tensión y asegurarse de que, en las zonas en las que hay disputas, nadie está llevando a cabo acciones provocativas. Empezando por Turquía, que mantiene sus barcos fuera de las aguas o zonas que son reclamadas por otros. Y, tenemos que ver, simplemente, la resolución pacífica de estas diferencias, de acuerdo con el derecho internacional. Y, por cierto, en la medida en que existen desafíos sobre los recursos, sobre los recursos naturales, esto debería ser, en realidad, una forma de unir a los países. El uso conjunto de estos recursos, las inversiones conjuntas, la explotación de los mismos... todo eso puede ser, realmente, algo que una a los países. Nuestra esperanza es que sea eso, exactamente, lo que ocurra", considera Antony Blinken. 

Tengo que preguntarle sobre el gasoducto Nord Stream. Ha herido muchas sensibilidades en Alemania diciendo que debilitará a Ucrania y quiere que los europeos lo detengan. Pero está casi terminado. ¿Estaría dispuesto a llegar a un compromiso? ¿Qué opina al respecto?

"Mire, lo más importante es que Alemania es uno de nuestros aliados y socios más cercanos en todo el mundo. Y trabajamos juntos, todos los días, en muchas cuestiones que tienen un profundo impacto en la vida de nuestros ciudadanos y lo hacemos como los socios mejor avenidos. Y, el hecho de que tengamos un desacuerdo sobre el Nord Stream 2, y sea real, no afecta ni afectará a la asociación y la relación, en general. Pero hemos sido muy claros. El presidente Biden ha sido muy claro al afirmar que Nord Stream 2 es una mala idea y un mal acuerdo para Europa, para nosotros, para la Alianza. Socava los principios básicos de la UE en términos de seguridad e independencia energética. Creo que supone un reto para Ucrania, para Polonia y para otros países, que nos preocupan. Así que, pensé que era muy importante, para mí, poder decir esto directa y claramente a mi amigo Heiko Maas para que no haya ambigüedad. Y, el hecho es, que tenemos leyes en Estados Unidos que nos obligan a sancionar a las empresas que están ayudando materialmente a construir el gasoducto. Así que, solamente quería asegurarme de que nuestros socios entendieran nuestra posición al respecto y lo que tendríamos que hacer en el futuro. Y, eso es lo que hicimos", señala el secretario de Estado de Estados Unidos.

Conversaciones incómodas justo cuando la relación entra en su próximo capítulo. Los líderes de la UE se han reunido en Bruselas e invitaron al presidente Joe Biden, un invitado especial, a unirse a ellos por videoconferencia.Europa atraviesa una grave crisis, en este momento, debido a la falta de suministro de vacunas. Además, hace frente a un año de restricciones, que están devastando las economías de los Estados miembros de la UE.

"Miren... esto ha sido obviamente un enorme desafío histórico para todos nosotros en Estados Unidos. Hemos perdido a más de 500 000 personas por esta pandemia. Conozco la devastación y las dificultades que ha traído a Europa y el profundo efecto que está teniendo en la vida de las personas. Nos comprometemos a ser un socio internacional muy fuerte, un líder internacional en la lucha contra esto. Hace tan solo 10 días, en colaboración con los llamados países QUAD, con Australia, Japón e India, pusimos en marcha una iniciativa que va a aumentar drásticamente el acceso a las vacunas. Hemos puesto algunas vacunas a disposición de nuestros vecinos cercanos, México y Canadá, y preveo que, en las próximas semanas, seguiremos por este camino", concluye Antony Blinken.