Última hora
This content is not available in your region

De alquiler turístico a viviendas para residentes

Por Elena Cavallone  & Aïda Sanchez Alonso
euronews_icons_loading
De alquiler turístico a viviendas para residentes
Derechos de autor  Pixabay / Public Domain
Tamaño de texto Aa Aa

La pandemia ha tenido éxito en lo que muchos legisladores han fallado. La crisis provocada por la Covid-19 ha afectado gravemente a Airbnb, el gigante del alquiler de pisos para estancias cortas. Las restricciones de viaje y los confinamientos han reducido drásticamente el turismo lo que ha provocado que los alquileres a largo plazo sean un poco más asequibles para los residentes.

“Muchos propietarios han decidido retirar sus alojamientos del mercado de estancias cortas y ofrecerlo como alquiler a largo plazo. Así que ha habido un aumento repentino en la oferta de viviendas en alquiler en Italia, algo que no se había visto en décadas. Los propietarios han hecho sus cálculos y han preferido ganar un poco menos en total durante todo un año pero con un buen inquilino que siempre paga”, explica el presidente del Instituto "Scenari Immobiliari", Mario Breglia.

Durante el último año, el número de alojamientos disponibles en Airbnb se ha reducido hasta un 50% en las ciudades más turísticas de Europa. En Barcelona han caído un 35%. Pero esto no es suficiente para hacer que el mercado sea más accesible.

Las asociaciones de inquilinos creen que los gobiernos europeos deberían seguir el ejemplo de Lisboa y Barcelona y usar para ello el dinero del fondo de recuperación. Las dos ciudades han puesto en marcha planes para paliar los efectos del turismo masivo. En Bracelona, el ayuntamiento ha firmado un acuerdo con propietarios de pisos turísticos para que se conviertan en alquiler social.

"Ahora tenemos una enorme cantidad de dinero que llegará a los estados europeos para reactivar sus economías. Muchos de ellos creen que esta es la oportunidad de cambiar todo el mercado inmobiliario y utilizar el dinero europeo para crear un sector inmobiliario sin ánimo de lucro con una vivienda de larga duración más asequible", asegura Barbara Steenbergen, representante del Sindicato Internacional de Inquilinos.

La crisis de la vivienda afecta también a la clase media. Pero las actuales leyes de competencia de la UE tan solo permiten la inversión pública en vivienda si está dirigida a personas con bajos ingresos. Los eurodiputados piden a la Comisión que amplie los beneficiarios de los proyectos de vivienda asequible. “Es un hecho que desde el momento en que permites invertir en vivienda pública asequible, mecánicamente vas a influir en el stock privado porque baja el precio. Tienes la ventaja de la vivienda de bajo alquiler en el mercado y por eso creo que esa debe ser la principal herramienta", defiende Leïla Chaibi, eurodiputada de la Izquierda Unitaria.

La pandemia ha subrayado la necesidad de abordar la crisis de la vivienda en Europa. Después de haber suspendido las reglas fiscales, la duda es si la Comisión también revisará su política de competencia.