Última hora
This content is not available in your region

Las UCI desbordadas en Francia: "Despierta, cariño. Vamos, despierta"

euronews_icons_loading
Las UCI desbordadas en Francia: "Despierta, cariño. Vamos, despierta"
Derechos de autor  Francois Mori/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Desde hace más de un mes, Rénalde Dubus visita todos los días a su marido, que se encuentra en cuidados intensivos en el hospital de Amiens, en el norte de Francia. Todas las tardes, enciende la radio, se inclina sobre la cama de Jean-Marie y le habla mientras le acaricia el pelo. Llevan 35 años casados.

- "Despierta... Despierta cariño... Despierta... ¡Vamos!", le dice con cariño.

Rénalde tiene 58 años y se aferra a la idea de que su esposo, que enfermó de COVID-19, ya está despertando:

- "Ya no vivo. Sobrevivo, por el momento. Sobrevivo. Mientras mi marido no se despierte, simplemente sobrevivo. Sé que va a despertar. De todos modos, tiene que despertarse. No está lejos de despertar. Ayer abrió los ojos. Puede oírme. Tiene que conseguirlo", afirma con convicción.

También esperan que despierte los trabajadores de la unidad de cuidados intensivos del hospital de Amiens, que hace una semana le retiraron los sedantes para sacarlo del coma artificial:

"Puede ser difícil. Con el paciente de al lado fue muy duro, pues la COVID puede causar daños neurológicos e implica una fase de vigilia muy agitada y violenta. Mientras no estén tranquilos, no podemos desentubarlos", explica el médico interno Osama Nanai, de tan solo 25 años.

El presidente francés ha decretado un tercer confinamiento nacional para hacer frente a la tercera ola de la pandemia. Emmanuel Macron quiere elevar de 7.000 a 10.000 el número de camas de las unidades de cuidados intensivos, que ya están saturadas.