Última hora
This content is not available in your region

Europa repiensa la globalización

Por Aida Sanchez Alonso
euronews_icons_loading
Europa repiensa la globalización
Derechos de autor  Mohamed Elshahed/AP
Tamaño de texto Aa Aa

La pandemia y el bloqueo del canal de Suez han tensionado las cadenas de suministro. La primavera pasada, los ciudadanos europeos descubrieron que la UE era muy dependiente de terceros países en suministros médicos. Especialmente de China, que representa el 22% de todas las importaciones de la UE. Y ahora, una interrupción de seis días en el Canal de Suez puede tener consecuencias que pueden durar meses.

Pero ese es solo uno de los problemas. El profesor de Globalización y Desarrollo de la Universidad de Oxford y autor del libro "Rescue: From Global Crisis to a Better World", Ian Goldin, cree que hay "muchos problemas". Para Goldin "el mayor problema no son solo las largas cadenas de suministro, que hacen que cualquier ruptura en la cadena se amplifique y se convierta en choques en cascada. También es la forma en la que se gestiona y la austeridad, el tener los suministros justo a tiempo. No tener existencias en fábricas, tiendas, hospitales, está generando mucha más vulnerabilidad, mucha menos resiliencia”.

Goldin advierte sobre los mayores costos que puede tener la reducción de la globalización y pide que los gobiernos europeos apoyen un cambio en las prácticas de gestión. Una de las soluciones propuestas desde el Parlamento Europeo podría ser aumentar las existencias.

“Ahora tenemos una dependencia muy grande de nuestras cadenas de suministro globales y eso significa que tenemos que pensar mucho en lo que hacemos. En este caso específico hemos dependido mucho de la fabricación justo-a-tiempo y ha quedado claro cómo puede afectar si no se almacenan los productos, por ejemplo, en otra zona próxima o cerca. Entonces significa que debemos pensar en otras opciones como producir de forma local", ha defendido la eurodiputada de Renovar Europa, Samira Rafaela.

Mantener la interconexión y los beneficios económicos de la globalización es clave para abordar los problemas. Pero tener cadenas de suministro largas no solo afecta la producción, también podría afectar al objetivo de la Unión Europea de ser climáticamente neutra en 2050.

“No hablo de detener el comercio internacional, sino a hacerlo más coherente, reduciendo su impacto global tanto en el lado social, por lo que nuestros acuerdos comerciales deben ser muy claros sobre los compromisos que los socios económicos deben asumir a nivel social y respetar los derechos de los trabajadores, pero también a nivel medioambiental", ha asegurado Saskia Bricmont, eurodiputada de los Verdes.

El programa de la granja a la mesa, que tiene como objetivo producir alimentos de forma más local, o los planes para incrementar la economía circular son algunas de las propuestas que la Comisión Europea ha lanzado en los últimos meses para reducir las cadenas de suministro.