Última hora
This content is not available in your region

Los fans que detuvieron la Superliga

Por Luke Hurst
euronews_icons_loading
Los fans que detuvieron la Superliga
Derechos de autor  Clive Rose/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Fans furiosos por la decisión de su club de unirse a la Superliga europea.

"Si los aficionados no apoyan esto, creo que boicotearé los partidos... nadie va a verlos. Se terminó para ellos", decía una de ellas.

Tras esta protesta, la culminación de 48 horas de presión intensa, todos los llamados seis grandes clubes ingleses recularon. Aquí los aficionados del Chelsea reaccionaron en tiempo real.

"Esto lo hubiera echado todo a perder. Habría echado a perder el fútbol inglés, habría echado a perder la Premier League, habría echado a perder nuestra experiencia como fans del Chelsea", explicaba un aficionado.

Dos días turbulentos que rompieron un plan que muchos vieron como pura codicia en pedazos.

"Estamos disgustados, tan simple como esto. Quiero decir, queremos jugar contra los grandes clubs de Europa. Eso es lo que nos dijeron cuando no mudamos aquí. Que el objetivo de mudarse aquí era poder competir con todos esos equipos. Así que queremos hacerlo aunque sea un año sí, un año no, pero de un modo correcto. Y este no era el modo correcto. Sabes, ¿cómo puede haber equipos que compren su participación?", relataba un fan del Arsenal.

Una liga europea exclusiva para 15 equipos autodenominados grandes, a la que incluso el primer ministro se oponía.

"No tengan duda de que no lo apoyamos, no apoyamos la creación de esta Superliga europea. Creo que no es en interés de los fans, no es en interés del fútbol", dijo Johnson.

"Bueno es ciertamente el intento de ganar más poder de un grupo de millonarios", cuenta John Bercow, apasionado seguidor del Arsenal, y que fue speaker de los Comunes durante una década, que añade que este intento prueba que la Premier League necesita reformas: "Los fans que aman el deporte y que vienen a los partidos y que pagan su entrada deberían estar a los mandos. Eso me parece la manera correcta y apropiada y tal y como está haciendo ahora me parece errónea e inapropiada".

Muchos vieron como objeción el hecho de que no hubiera tanta competición porque ninguno de los equipos fundadores pudiera desdecende, como ocurre en las ligas profesionales estadounidenses. El dueño del Liverpoo, John W. Henry se ha disculpado.

Fin... aunque quizás el principio de un nuevo episodio en el fútbol europeo.