Última hora
This content is not available in your region

Biden aboga por la unidad y advierte sobre la amenaza china en discurso ante el Congreso

Por Reuters
Biden aboga por la unidad y advierte sobre la amenaza china en discurso ante el Congreso
Biden aboga por la unidad y advierte sobre la amenaza china en discurso ante el Congreso   -   Derechos de autor  (c) Copyright Thomson Reuters 2021. Click For Restrictions - https://agency.reuters.com/en/copyright.html
Tamaño de texto Aa Aa

Por Trevor Hunnicutt y Susan Cornwell

WASHINGTON, 28 abr (Reuters) – El presidente Joe Biden propuso el miércoles un nuevo y amplio plan de 1,8 billones de dólares en un discurso ante una sesión conjunta del Congreso en el que suplicó a los legisladores republicanos que colaboren con él en cuestiones que causan división y que hagan frente a la dura competencia que supone China.

El presidente demócrata, que apeló a la financiación de la inversión estatal por parte de los más ricos, instó a los republicanos, que hasta ahora se han opuesto a sus planes, a que le ayuden a aprobar una amplia gama de leyes polémicas, desde los impuestos hasta la reforma policial, pasando por el control de las armas y la inmigración.

Los republicanos se mantuvieron en silencio durante el discurso, mientras los demócratas aplaudían mientras Biden hablaba.

Biden, que tomó posesión de su cargo en enero, también hizo un apasionado llamamiento para aumentar los impuestos a las empresas y a los estadounidenses ricos para ayudar a pagar su “Plan de Familias Estadounidenses” de 1,8 billones de dólares.

“Es hora de que las empresas estadounidenses y el 1% más rico de los estadounidenses paguen su parte justa”, dijo Biden.

Hizo su petición en la Cámara de Representantes en un acto reducido este año a causa de la pandemia, quitándose la mascarilla para hablar ante un grupo de unos 200 legisladores demócratas y republicanos, otras autoridades e invitados.

Biden está tratando de buscar apoyo entre los republicanos que se oponen a un mayor gasto y a las subidas de impuestos necesarias para pagarlo, y los demócratas de izquierdas que quieren que introduzca planes más agresivos.

Dijo que estaba dispuesto a trabajar con los legisladores de ambos bandos para llegar a un acuerdo, y se reunirá con los principales legisladores demócratas y republicanos en la Casa Blanca el 12 de mayo para tratar de encontrar un terreno común.

No está claro si Biden podrá convencer a los republicanos en el contexto actual de profunda polarización partidista, con el Congreso dividido y la reducida mayoría de los demócratas.

El presidente había prometido a lo largo de la campaña presidencial de 2020 trabajar con los republicanos, pero su principal logro legislativo, un plan de estímulo de 1,9 billones de dólares para la pandemia, fue aprobado sin el voto de los republicanos.

Los republicanos en el Congreso ya tienen sus ojos puestos en obtener beneficios en las elecciones legislativas de mitad de período en 2022, y están alineando a un partido dividido en torno a la oposición a Biden. Muchos cuestionan la conveniencia de adoptar políticas de gasto más agresivas de lo que esperaban la mayoría de los aliados o rivales de Biden.

La Casa Blanca espera que al menos algunos republicanos se plieguen a la voluntad popular. Las encuestas muestran que la mayoría de los estadounidenses apoyan el aumento de la inversión en escuelas, educación e infraestructuras, así como la aplicación de más impuestos a los ricos.

La respuesta inicial de los republicanos a su discurso fue escéptica y algo despectiva.

“Todo esto podría haber sido sólo un correo electrónico”, dijo en un tuit el representante Kevin McCarthy, el principal republicano de la Cámara.

El ala izquierda demócrata, en cambio, quería más. El representante Jamaal Bowman, demócrata liberal, dijo que la propuesta de Biden es importante “pero no es tan grande como realmente necesitaríamos para resolver la crisis del empleo, el clima y la atención”.

En declaraciones realizadas menos de cuatro meses después de que manifestantes leales al entonces presidente Donald Trump asaltaran el Capitolio de Estados Unidos en un intento de anular los resultados de las elecciones, Biden dijo que Estados Unidos estaba “en movimiento de nuevo.”

“Nos hemos asomado a un abismo de insurrección y autocracia, de pandemia y dolor, y ‘nosotros, el pueblo’, no nos acobardamos”, dijo. “En el mismo momento en que nuestros adversarios estaban seguros de que nos separaríamos y fracasaríamos, nos unimos”.

Biden argumentó que sus propuestas para las familias y las infraestructuras, que en conjunto suman unos 4 billones de dólares, representan una inversión única en una generación, vital para el futuro de Estados Unidos.

“Esta noche, vengo a hablar de crisis, y de oportunidades”, dijo. “Sobre la reconstrucción de nuestra nación y la revitalización de nuestra democracia. Y de ganar el futuro para Estados Unidos”.

Los republicanos dicen que la mayor parte del gasto está destinado a satisfacer la base liberal de Biden, y que los planes del presidente equivalen al socialismo.

Biden dijo que los planes de gasto eran necesarios para seguir el ritmo de China, a la que él y su administración ven como un importante rival estratégico.

“China y otros países se están acercando rápidamente”, dijo, y añadió que ha pasado mucho tiempo hablando con el presidente chino Xi Jinping.

“Tiene la firme intención de convertirse en la nación más importante del mundo. Él y otros autócratas piensan que la democracia no puede competir en el siglo XXI con las autocracias. Se tarda demasiado en conseguir el consenso”.

PROPUESTA DE REVISIÓNFISCAL

El plan de Biden incluye un billón de dólares de gasto en educación y cuidado de los niños en 10 años y 800.000 millones de dólares en créditos fiscales dirigidos a los hogares de rentas medias y bajas. También incluye 200.000 millones de dólares para la educación preescolar gratuita y universal y 109.000 millones de dólares para la universidad gratuita, independientemente de los ingresos, durante dos años, dijo la Casa Blanca.

El Plan de Familias Estadounidenses y el plan de infraestructuras y empleo que la Casa Blanca presentó a principios de este mes podrían representar la transformación estatal más importante de la economía en décadas.

Para costear los planes, Biden ha propuesto una revisión del sistema fiscal estadounidense, que incluye el aumento del tipo impositivo marginal superior para los estadounidenses más ricos desde el 37% actual hasta el 39,6%.

Biden ha propuesto casi duplicar el impuesto sobre las rentas de las inversiones —conocidos como plusvalías— para los estadounidenses que ganan más de un millón de dólares. El plan de infraestructuras de más de 2 billones de dólares se financia con un aumento del impuesto de sociedades.

La noticia de la propuesta del impuesto sobre las plusvalías provocó una breve caída de los mercados bursátiles la semana pasada.

El senador republicano Tim Scott argumentó en su réplica al discurso de Biden que las propuestas perjudicarán el crecimiento económico a largo plazo.

“Nuestro mejor futuro no vendrá de los programas de Washington ni de los sueños socialistas”, dijo Scott, el único republicano negro del Senado. “Vendrá de ustedes: el pueblo estadounidense”, dijo Scott.

También argumentó que la presidencia de Biden se está beneficiando de una recuperación económica para la que Trump, un republicano, preparó el terreno.

(Información de Nandita Bose, Jarrett Renshaw, Trevor Hunnicutt, Susan Cornwell y Jeff Mason; Informe adicional de Patricia Zengerle, Doina Chiacu y Makini Brice; Escrito por Steve Holland; Editado por Heather Timmons, Peter Cooney, Lincoln Feast y Richard Pullin, traducido por Michael Susin)