Última hora
This content is not available in your region

Un tribunal norirlandés hace justicia medio siglo después con las víctimas de una masacre en Belfast

Access to the comments Comentarios
Por Francisco Fuentes con EFE
euronews_icons_loading
Los familiares de las víctimas de la masacre celebran el fallo de la sentencia
Los familiares de las víctimas de la masacre celebran el fallo de la sentencia   -   Derechos de autor  Peter Morrison/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Cincuenta años, sí, medio siglo, han tenido que esperar los familiares de las víctimas del llamado "Domingo Sangriento de Belfast" para que la justicia les declare como"completamente inocentes".

Un tribunal especial norirlandés considera probado que los diez civiles de la masacre del barrio nacionalista de Ballymurphy murieron por disparos del Ejército británico.

La sentencia ha determinado la responsabilidad directa de los soldados en nueve de las muertes en uno de los sucesos más dramáticos del conflicto en el Úlster, aunque no pudo establecer su relación con la décima.

"Estoy muy contento con las conclusiones de la jueza. Ha ido tan lejos como ha podido. Tenemos que recordar que se trata de un juzgado de instrucción, no de un juzgado de lo penal. No puede llegar más lejos. Se utilizó una fuerza injustificable para asesinar a nuestros seres queridos y los ha declarado inocentes a todos. Estos contento y como digo, un juzgado de instrucción tiene sus límites de hasta dónde puede llegar", comentaba John Teggart.

Su padre Daniel Teggart murió durante la jornada del 9 de agosto de 1971.

Entre los fallecidos estaba el sacerdote católico, Hugh Mullan, abatido cuando trataba de socorrer a las víctimas.

"Inocente, ella es inocente. Era una madre inocente que nos buscaba a mi hermana y a mí, no **merecía que la mataran así. Su asesinato no fue un error"**, explicaba emocionada Joan Connolly que perdió a su madre.

La versión oficial defendía que los militares abrieron fuego tras recibir disparos en esta zona de mayoría católica. Sin embargo, la sentencia es clara al acreditar que el uso de la fuerza por parte del Ejército británico fue "desproporcionado".

La situación en Irlanda del Norte era caótica en aquellos días, los militares participaban en la "Operación Demetrius" para localizar y detener a presuntos miembros del EjércitoRepublicano Irlandés (IRA).

Fuentes adicionales • AFP