Última hora
This content is not available in your region

El miedo se instala en una ciudad israelí donde conviven judíos y árabes

El miedo se instala en una ciudad israelí donde conviven judíos y árabes
El miedo se instala en una ciudad israelí donde conviven judíos y árabes   -   Derechos de autor  (c) Copyright Thomson Reuters 2021. Click For Restrictions - https://agency.reuters.com/en/copyright.html
Tamaño de texto Aa Aa

Por Rami Ayyub

ACRE, Israel (Reuters) – En la ciudad de Acre, donde conviven judíos y árabes, la fiesta del Eid al-Fitr, que marca el final del mes sagrado musulmán del Ramadán, es ocasión para que las familias lleven a sus hijos a ferias y paseos en barco por la costa.

Pero el miedo y la desconfianza invadieron el centro del puerto israelí, casi desierto el jueves, cuando un residente advirtió de que no se hable en hebreo en la parte antigua de la ciudad y un segundo exigió ver los documentos de identidad de un tercero.

A menudo puesta como ejemplo de convivencia entre árabes y judíos, Acre es una antigua ciudad de la costa mediterránea con otros dos nombres: Akko en hebreo y Akka en árabe.

La coexistencia se ha roto por la escalada de disparos de cohetes desde Gaza y los ataques aéreos y de artillería de Israel al territorio palestino, que han encendido en el país la violencia entre la mayoría judía de Israel y la minoría árabe del 21%.

“Dicen que Gaza está fuera de control, pero lo que está sucediendo aquí me asusta más”, dijo Majd Abado, un residente árabe de Acre.

Hubo reportes de jóvenes árabes y judíos que se enfrentaron y que Reuters no pudo confirmar inmediatamente. Más de media docena de residentes de Acre dijeron que tenían miedo de salir de casa por temor a ser confundidos con un árabe o con un judío.

Manifestantes incendiaron el martes una comisaría de policía de la ciudad y rompieron sus ventanas, y el jueves, en una aparente demostración de fuerza, varias docenas de policías con equipo antidisturbios pasaron por delante de un fuerte de la época de las Cruzadas hacia la comisaría para inspeccionar los daños.

Un popular teatro que ofrece espectáculos en árabe y hebreo dijo que había cancelado todas las representaciones de esta semana debido a la violencia.

“Aquí convivimos judíos y árabes, con buenas relaciones”, dijo Moni Yosef, de 63 años, del Centro de Teatro Acco. “En este teatro trabajan judíos, árabes, cristianos, musulmanes, drusos, como una familia. Y cuando alguien causa problemas desde fuera, nos afecta a todos”.

Las súplicas de los líderes religiosos no han servido para frenar los enfrentamientos en esta y otras ciudades, en un brote de lucha que el presidente de Israel ha lamentado como una “guerra civil sin sentido”.

UN 99%, EN CONTRA

La tensión había aumentado en la comunidad árabe en las últimas semanas por la amenaza de desalojos de palestinos en Jerusalén Oriental y por las redadas policiales en la mezquita de Al-Aqsa, el tercer lugar más sagrado del Islam después de La Meca y Medina.

Pero se han intensificado dramáticamente desde que Hamás lanzó cohetes contra Israel, que devolvió el golpe con bombardeos aéreos y de artillería sobre Gaza, con un saldo de al menos 83 palestinos y siete israelíes muertos esta semana.

Las protestas nocturnas de los árabes, en su mayoría pacíficas, se volvieron airadas: algunos incendiaron coches, comisarías y una sinagoga, y turbas de judíos atacaron a los árabes en sus coches o en la calle.

En un estribillo repetido por muchos en la ciudad de 55.000 habitantes, de los que alrededor del 30% son árabes, Abado, de Acre, culpó de la violencia a los forasteros y a pequeños grupos de jóvenes.

“El 99% de la gente de aquí está en contra de esto”, dijo.

(Reportaje de Rami Ayyub; Editado en español por Javier López de Lérida)

euronews provides breaking news articles from reuters as a service to its readers, but does not edit the articles it publishes. Articles appear on euronews.com for a limited time.