Última hora
This content is not available in your region

El Salvador reinventa la prisión sostenible

Access to the comments Comentarios
Por Escarlata Sánchez con AFP
euronews_icons_loading
Reclusas de la Granja Izalco
Reclusas de la Granja Izalco   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Estamos en la Granja Izalco, de El Salvador, un penitenciario a unos 60 kilómetros de la capital. Esta es una cárcel autosostenible. Aquí cerca de sesenta reclusas cultivan verduras, crian animales de granja y producen su propio alimento.

Soluciones para un país con una enorme población penitenciaria

Por cada día de trabajo reducen su pena y adquieren un oficio con el que se podrán reinsertar en la sociedad. Con unos 36.000 reclusos, entre hombre y mujeres, El Salvador es el segundo país del mundo con mayor población penitenciaria por cada 100.000 habitantes.

Reinserción: El derecho a una segunda oportunidad

"En realidad es muy duro estar uno sin sus hijos, yo tengo tres hijos y me duele mi corazón no estar con ellos, pero es lo que me motiva día con día a salir adelante. Cuando salga de acá espero ser una mejor mujer, una mejor madre, espero también regenerarme asi con la sociedad y que no me vayan a ver mal", decía Alma Yanira, reclusa en la Granja Izalco.

"Uno aprende aquí a valorar, esto es como una escuela. Se sufre, es cierto que se sufre, pero es como una escuela y uno es dueño de sus propios actos y uno mismo se busca las cosas. Pero como le repito: una oportunidad sí, nos merecemos una oportunidad", decía Jazmín Rivera, reclusa en la Granja Izalco.

Iniciativas de reinserción y un ahorro de 10 millones de dólares anuales

El país busca soluciones sostenibles, con iniciativas de reinserción y estímulo al trabajo. El aprendizaje en esta granja agrícola es como una segunda oportunidad. Con esta iniciativa, el Gobierno de Nayib Bukele trata de ahorrar hasta 10 millones de dólares anuales, de los casi 39 que se invierte en alimentación al año en los presidios del país.

Norma Osorio es ingeniera agrónoma y coordina el trabajo en la Granja Izalco: "Como profesionales del sistema penitenciario todos los días nos implementamos a que la persona que está privada de libertad aprenda técnicas, que al salir y obtener su libertad pueda poner en práctica y mantener su mente ocupada en un beneficio que aprendieron dentro de la cárcel."