Última hora
This content is not available in your region

Colombia | Queman el Palacio de Justicia de Tuluá antes de otra jornada de Paro Nacional

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Estado en el que quedó el Palacio de Justicia de Tuluá
Estado en el que quedó el Palacio de Justicia de Tuluá   -   Derechos de autor  Andres Gonzalez/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

Del Palacio de Justicia de la localidad colombiana de Tuluá hoy solo queda la fachada y un interior cubierto de cenizas y escombros. Una turba le prendió fuego en una noche de caos y terror, que siguió a una tarde enfrentamientos entre manifestantes y policías, en el marco de las protestas que sacuden Colombia desde hace casi un mes.

"Mucho caos, hubo muchos vándalos. Se hicieron muchos estragos aquí en la ciudad. El que más fue afectado fue el Palacio de Justicia, que se incendió casi en un 60 %. También hubo saqueos en unas zonas comerciales", dice un vecino.

Según medios locales, el Palacio de Justicia fue incendiado por encapuchados, que luego bloquearon el paso de los bomberos. También fue atacada la Alcaldía de esta ciudad, situada a un centenar de kilómetros de Cali, así como oficinas públicas, comercios e infraestructuras.

En un tuit, el ministro de Justicia, Wilson Ruiz, afirma que estos actos "solo se pueden calificar como "terroristas. Quieren sembrar caos y miedo", asegura.

Nueva jornada de Paro Nacional

Esto ha sucedido antes de una nueva Jornada de Paro Nacional este miércoles, con manifestaciones convocadas en las principales ciudades del país.

Cuatro semanas de extrema tensión en las calles, con graves acusaciones de brutalidad policial , han dejado al menos 43 muertos en Colombia, la abrumadora mayorías civiles, y más de 2 000 heridos entre policías y manifestantes.

Marcha de Silencio en Cali para pedir el fin de la violencia y los bloqueos

Los cierres de vías, que se multiplican en el oeste del país y causan desabastecimiento, amenazan con restarle apoyo popular a las manifestaciones antigubernamentales.

De hecho, en Cali, el martes, una Marcha del Silencio con miles de participantes hizo una llamada a la reconciliación nacional, así como al final de la violencia, el vandalismo y los bloqueos. Dicen que entienden el malestar de sus compatriotas, pero no comparten la violencia de algunos grupos ni los bloqueos de carreteras que tanto daño hacen a la economía nacional.