Última hora
This content is not available in your region

Los líderes de Serbia y Kosovo se reunirán sobre la reconciliación, según Miroslav Lajčák

Access to the comments Comentarios
Por Orlando Crowcroft
El nuevo primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, y el presidente serbio Aleksander Vucic
El nuevo primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, y el presidente serbio Aleksander Vucic   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Los líderes de Serbia y Kosovo se reunirán de forma inminente para reanudar el diálogo mediado por la UE que normalizaría las relaciones y pondría a ambas naciones en la senda de la adhesión a la Unión Europea, según ha declarado a Euronews el enviado de la UE Miroslav Lajčák.

Lajčák, ex ministro de Asuntos Exteriores eslovaco, dijo que se ha fijado una fecha para una reunión entre el nuevo primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, y el presidente serbio Aleksander Vucic. Añadió que el jefe de la política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, la anunciará en breve.

Lajčák subrayó, tras una visita a Pristina y antes de una visita a Belgrado, que el diálogo auspiciado por la UE era la única vía de adhesión a la Unión Europea para ambas naciones. Las conversaciones comenzaron hace una década, pero se han estancado en los últimos años.

"No hay forma de evitar el diálogo tanto para Serbia como para Kosovo", dijo Lajčák, representante especial de la UE para el diálogo entre Belgrado y Pristina. "Su camino europeo pasa por el diálogo. Esto es lo que importa. El Sr. Kurti lo sabe, el Sr. Vucic lo sabe".

Se mostró optimista de que el cambio de gobierno en Pristina haya aumentado las posibilidades de éxito de las conversaciones entre los dos vecinos.

"Tenemos un nuevo gobierno, un nuevo primer ministro con un mandato político muy fuerte [...] esto es una buena condición previa para un proceso serio. Es bueno que tengamos un día, es bueno que tengamos un acuerdo para que se reúnan".

Kurti, que fue elegido con una victoria aplastante en febrero, ha dicho en repetidas ocasiones que quería una disculpa completa de Serbia por sus acciones durante el conflicto de 1998-99, que provocó el desplazamiento de hasta un millón de kosovares y al menos 20.000 muertos.

Sólo terminó con una campaña de bombardeos de la OTAN que obligó a Serbia a retirarse de Kosovo.

En una entrevista concedida a Euronews tras su victoria en las elecciones, Kurti declaró que, además del pleno reconocimiento de Kosovo -que declaró su independencia en 2008 en una medida que aún no ha sido reconocida por Belgrado y sus aliados, Rusia y China, así como por tres países de la UE-, quería que Serbia concediera una reparación de guerra.

Kurti también calificó de genocidio las acciones de Serbia en Kosovo y desde entonces ha dicho que presentará una demanda contra Belgrado por sus acciones durante la guerra.

Pero preguntado por las recientes acciones y comentarios de Kurti, Lajčák dio a entender que lo que el líder kosovar dice a puerta cerrada es más importante.

"Lo que realmente importa es lo que se dice en la reunión, lo que las dos partes se sientan juntas y discuten. Obviamente, hacen muchas declaraciones públicas [...] pero lo que realmente importa es lo que se dice en las reuniones".

Sobre la cuestión del genocidio, Lajčák dijo: "Mire, no se ha representado oficialmente. Obviamente, ha habido declaraciones al público, a los medios de comunicación, pero lo que importa es la posición oficial que se presentará en la reunión".

"Seguimos repitiendo a nuestros socios que también es su responsabilidad crear una atmósfera propicia para un proceso de diálogo positivo y abstenerse de acciones o declaraciones unilaterales que tengan la tendencia a empeorar la animosidad".

Lajčák también se mostró positivo ante el cambio de gobierno en Estados Unidos tras la victoria electoral del presidente Joe Biden en noviembre, y afirmó que los negociadores de la UE tienen ahora "la relación de trabajo más estrecha posible con Estados Unidos".

El presidente Donald Trump y su enviado a los Balcanes, Richard Grenell, mediaron en un acuerdo en 2020 en el que Vucic y el entonces primer ministro de Kosovo firmaron un acuerdo en la Casa Blanca, tomando por sorpresa a los negociadores europeos. Preguntado por el acuerdo, Lajčák dijo: "No representan un acuerdo. [...]. Sólo el diálogo facilitado por la UE tiene legitimidad internacional", dijo.