Última hora
This content is not available in your region

El G7 promete más de mil millones de vacunas contra la COVID-19

Por Blanca Castro con Agencia EFE
euronews_icons_loading
Cumbre del G7
Cumbre del G7   -   Derechos de autor  AP Photo
Tamaño de texto Aa Aa

Los líderes del G7 finalizan la cumbre en Cornualles con un ambicioso acuerdo: la donación de mil millones de vacunas contra la covid-19 a los países en desarrollo.

El compromiso será cumplido bien con donaciones directas o a través de la financiación del programa internacional COVAX, que distribuirá la mitad de la cantidad acordada antes de finalizar este año.

Los expertos calculan que serán necesarias 11 000 millones de dosis como mínimo para derrotar a la pandemia a nivel global. Aún así la declaración conjunta explica que los compromisos adquiridos por los siete países desde el comienzo de la pandemia elevan el total de la cooperación a 2 000 millones de dosis y se espera que la cifra aumente progresivamente.

En la rueda de prensa de clausura, Boris Johnson dijo que cien millones de dosis saldrán del Reino Unido.

"Sé que el mundo esperaba que rechazáramos parte del egoísmo y los enfoques nacionalistas que han empañado la respuesta mundial inicial a la pandemia, y que canalizáramos todo nuestro poderío diplomático, económico y científico para derrotar definitivamente a COVID, y espero que hayamos estado a la altura de algunas de las esperanzas y predicciones más optimistas", agregó el el primer ministro británico que evadió toda pregunta de la prensa de su país acerca de las consecuencia económica del Brexit.

Biden con la vista puesta sobre China

Y pese a que Joe Biden no ha podido sacar acciones contundentes contra China en la cumbre, el mandatario estadounidense ha logrado acordar un plan de infraestructuras dirigido a los países de ingresos medios y bajos. El proyecto ha sido bautizado como Build back better for the world (Reconstruir mejor para el mundo, en español) y será el contrapeso del megaproyecto de Pekín que pretende revitalizar la Ruta de la seda con la construcción de puertos, carreteras y ferrocarriles.

El objetivo final es facilitar nuevos corredores comerciales que unan China con Europa, África y otras partes de Asia.

"Hemos acordado tomar medidas importantes para apoyar la recuperación económica mundial sentando las bases de una economía global equitativa". Los líderes del G7 han aprobado un impuesto mínimo global del 15 %. Este acuerdo va a ayudar a detener la carrera a la baja que ha estado ocurriendo entre las naciones que atraen una inversión corporativa a expensas de las prioridades como la protección de nuestros trabajadores y la inversión en infraestructura", expresó Biden que, aunque no ha convencido a todos sus aliados a la hora de adoptar posturas más firmes contra su feroz competidor, se da por satisfecho.

Además, los socios del G7 están dispuestos a denunciar los supuestos abusos de derechos humanos por parte de China, incluyendo los que se producen en la provincia noroccidental de Xinjiang, y a adoptar acciones frente a los trabajos forzosos en las cadenas de suministro.

Más allá de China, otro de los afanes de Biden estos días ha sido preparar su primer cara a cara con Putin del próximo 16 de junio en Ginebra.

Las protestas por el clima, presentes durante toda la cumbre

No muy lejos de las reuniones y las fotografías oficiales, las protestas por el clima se sucedían cada vez con más fuerza y más astucia.

Se espera que en este último día de la cumbre, el Grupo de los Siete aborde planes conjuntos para afrontar el cambio climático y desarrollar una economía global más sostenible tras la pandemia.

Los fondos facilitados por los países ricos servirán para "acelerar el cambio global hacia las energías renovables y las tecnologías sostenibles", subrayó en un comunicado el Gobierno británico, anfitrión de la cumbre.

El Reino Unido ha aprovechado la última jornada del encuentro para anunciar la creación de un fondo de 500 millones de libras (705 millones de euros) dedicado a erradicar la pesca "poco sostenible" en países como Ghana, Indonesia y diversas islas del Pacífico, así como para proteger ecosistemas costeros como corales y manglares.