Última hora
This content is not available in your region

Italia retiene a cinco barcos humanitarios dedicados a rescatar personas en el Mediterráneo

Por Pablo Ramiro
Imágen de archivo de uno de los barcos de Sea Watch.
Imágen de archivo de uno de los barcos de Sea Watch.   -   Derechos de autor  Rene Rossignaud/Image Rene Rossignaud/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Cinco barcos de oenegés de rescate siguen parados en Italia a la espera del visto bueno de las autoridades del país para volver a zarpar. La retención de estos buques de salvamento se da en un momento del año especialmente crítico en el que aumentan los intentos de cruzar el Mediterráneo desde Túnez y Libia, la ruta migratoria más peligrosa del planeta.

Las autoridades italianas han decidido inmovilizar los barcos tras realizar inspecciones rutinarias considerando que todos ellos presentan irregularidades, bien sea técnicas o administrativas. El Open Arms, el Aylan Kurdi, los Sea Watch 3 y 4 y el Sea Eye 4 están retenidos en el país sin poder zarpar hasta nueva orden. Una decisión que desde las organizaciones humanitarias ven como un intento de criminalización por parte del Gobierno italiano.

A falta de oenegés en la zona, la llamada guardia costera Libia, financiada y formada por Gobiernos europeos, realiza operaciones de rescate en el Mediterráneo y devuelve a las personas rescatadas a Trípoli, considerada puerto no seguro, entre otras, por la Organización de las Naciones Unidas. La devolución de las personas rescatadas a puertos no seguros viola el Derecho Marítimo.

Solo un barco, el Geo Barents, de Médicos Sin Fronteras, sigue hoy operando en el Medirterráneo. La embarcación lleva a bordo a 410 personas y solicita desde hace tres días un puerto para desembarcar.

Por otro lado, la falta de efectivos y la escasa profesionalidad de los cuerpos de salvamento libios hacen que sea imposible interceptar todas las embarcaciones y que muchas de ellas queden a la deriva sin poderse calcular el número exacto de muertes. En lo que va de año, el portal Missing Migrants, que observa y hace una estimación de las muertes en el Mediterráneo, calcula que 677 personas han fallecido intentando alcanzar suelo europeo.

Desde el inicio de la pandemia, los barcos de rescate que no tengan bandera italiana deben realizar una cuarentena de 15 días después de desembarcar, además de un proceso de sesinfección.