Última hora
This content is not available in your region

El Gobierno español prepara el indulto de los independentistas catalanes encarcelados

Por Reuters
In political gamble, Spain's PM readies pardons for jailed Catalan separatists
In political gamble, Spain's PM readies pardons for jailed Catalan separatists   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Joan Faus y Belén Carreño

BARCELONA/MADRID, 18 jun – El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, se dispone a indultar a los dirigentes encarcelados del fallido intento de independencia de Cataluña en 2017, considerando que ha llegado el momento de una apuesta política con la que espera cimentar su legado.

Las encuestas de opinión muestran que alrededor del 60% de los españoles —así como los principales partidos de la oposición del país— se oponen a liberar a los nueve políticos y activistas condenados a largas penas en 2019 por su papel en unos días caóticos y a veces violentos que desencadenaron la mayor crisis política de España en décadas.

Sin embargo, Sánchez cree que puede aprovechar una recuperación económica que se acelera y un exitoso programa de vacunación contra la COVID-19 para capear la marea de impopularidad que puede provocar el perdón y reparar los daños colaterales antes de las elecciones generales, previstas para 2023.

“Todo apunta al martes”, dijo a Reuters una fuente cercana a Sánchez sobre la fecha en la que se aprobarían los indultos.

Una fuente de su formación, el Partido Socialista, confirmó que parecía inminente una decisión del presidente del Gobierno, que ha dejado claro en varias ocasiones su ambición de amortiguar el movimiento secesionista de Cataluña mediante la negociación y no la confrontación.

“Vale la pena el coste político ahora y no un mes antes de las elecciones. Tenemos que centrarnos en los próximos dos años en las cuestiones económicas”, añadió una fuente del Gobierno.

Sánchez también espera reparar la imagen internacional de España, que sufrió un importante daño por el conflicto en 2017 y por la duración de las penas de prisión de los dirigentes, que oscilaron entre los nueve y los 13 años, según la fuente gubernamental.

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha dicho que las conversaciones del gabinete sobre los indultos —cuyo beneficiario más destacado sería Oriol Junqueras, elegido diputado nacional y europeo mientras estaba entre rejas— deberían concluir como muy tarde la primera semana de julio.

¿VENTAJA?

El nuevo Gobierno regional de Cataluña, que asumió el cargo el mes pasado, es partidario de la independencia, pero también de la negociación con Madrid, al tiempo que descarta nuevos movimientos unilaterales hacia la secesión.

Sánchez, que ha defendido la idea de los indultos como medio para fomentar el diálogo, tiene previsto reunirse este mes con Pere Aragonès, presidente regional catalán, para reanudar las conversaciones políticas bilaterales.

Una segunda fuente del Partido Socialista dijo que anunciar los indultos antes de esa reunión daría al Gobierno central una ventaja en esas conversaciones.

Una fuente del Gobierno catalán también dijo que el anuncio de Sánchez podría llegar antes, ya que podría querer evitar cualquier impresión de que él y Aragonès habían acordado los indultos durante las conversaciones.

Mientras tanto, según dos fuentes, los críticos con los indultos dentro del partido de Sánchez se han visto debilitados por la derrota de un potencial rival en unas elecciones primarias en Andalucía y por el fuerte rechazo del principal partido de la oposición, el Partido Popular (PP), a cualquier medida de gracia, lo que ha hecho que los socialistas se agrupen en torno al presidente del Gobierno.

Sánchez también recibió una inesperada muestra de apoyo el jueves cuando el presidente de la patronal española, la CEOE, dijo que daba la bienvenida a los indultos si ayudaban a normalizar las relaciones con Cataluña.

Aragonès, cuyo partido Esquerra Republicana de Catalunya ha sido un apoyo clave para Sánchez en el Parlamento español desde que el presidente del Gobierno fue elegido a finales de 2019, dijo a Reuters que los posibles indultos serían un primer paso bienvenido en las conversaciones para autorizar un referéndum de independencia.

No obstante, no comprarían a Madrid ninguna concesión, según dijo, exigiendo también amnistías para las más de 3.000 personas sujetas a procesos judiciales por los acontecimientos de 2017.

“El Gobierno español sabe que no vamos a renunciar a una amnistía y al derecho de autodeterminación”, dijo.

Otros consideran que los indultos podrían dañar a la causa separatista.

Los indultos serían una decisión política inteligente del Gobierno español porque “políticamente nos desarmarían e internacionalmente son nefastos”, tuiteó Elisenda Paluzie, presidenta de la organización separatista ANC, cuyos dos predecesores se encuentran entre los nueve dirigentes encarcelados.