Última hora
This content is not available in your region

Las uniones homosexuales| Bendecidas en Alemania, condenadas por Roma

Access to the comments Comentarios
Por Valerie Gauriat
euronews_icons_loading
Las uniones homosexuales| Bendecidas en Alemania, condenadas por Roma
Derechos de autor  from Euronews video
Tamaño de texto Aa Aa

En Colonia, al oeste de Alemania, estas banderas arco iris, símbolo de la comunidad LGTB, se alzan orgullosas frente a la iglesia de San Ignacio.

Es una de las cien iglesias que organizaron bendiciones públicas de uniones del mismo sexo en todo el país el pasado mes de mayo.

Karin y su mujer fueron bendecidas aquí, por el párroco principal de San Ignacio.

Karin Hörstmann:

"Fue simplemente una gran alegría, y un gran paso lejos de la dura discriminación de Roma, que nos rechazó y se negó a bendecirnos."

Valerie Gauriat, Euronews:

" Usted es el hombre que autorizó estas bendiciones en su iglesia, ¿cuál es su motivación?

Wolfgang Fey, sacerdote principal de la Iglesa de San Pancracio de Colonia:

"Cuando yo era niño, estaban el padre, la madre y el hijo, y eso era una familia. Ahora es muy diferente. Hay dos padres, dos madres, familias monoparentales, familias mixtas... ¡Y debemos adaptarnos a la vida de hoy, y vivir con la gente!"

Desafiando al Vaticano, las bendiciones fueron sólo una expresión de un creciente movimiento de católicos liberales que quieren reformar la iglesia católica alemana, vapuleada por sonados escándalos de pederastia.

Como reacción a la crisis de los abusos, miles de fieles abandonan la iglesia católica.

No quieren seguir pagando el impuesto que es obligatorio para los fieles registrados en Alemania.

Como Christina, que vino a darse de baja en el juzgado de distrito de Colonia.

Christina Fischer: "Ya no es aceptable para mí. La iglesia ya no recibirá ningún apoyo ni dinero de mí". "

Alarmada por la creciente desafección de los fieles, parte de la jerarquía de la iglesia católica alemana pide una reforma de la institución y de su doctrina.

Klaus Pfeffer. vicario general de la diócesis de Essen:

"Está el tema de la igualdad de derechos para las mujeres; y la cuestión de cómo afrontar el hecho de que cada vez tenemos menos sacerdotes. Y con las parejas del mismo sexo o las personas homosexuales, que se les diga a la cara que su forma de vivir es realmente un pecado, eso es hiriente y ofensivo. Y tenemos que cambiar eso. Nuestra iglesia corre el peligro de desmoronarse si no conseguimos mantener las diferentes corrientes, también mantener los diferentes puntos de vista juntos."

Temas que están en el centro del llamado camino sinodal, un debate sin precedentes emprendido por la conferencia episcopal alemana y los católicos alemanes.

Sus conclusiones se esperan para 2022.

Para saber más, vea nuestro reportaje completo de esta semana en Unreported Europe.