Última hora
This content is not available in your region

Unión en la extrema derecha europea

Por Sandor Zsiros
euronews_icons_loading
Unión en la extrema derecha europea
Derechos de autor  Luca Bruno/Copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

Los partidos de extrema derecha han dado un gran paso hacia la unidad en la política europea. 15 partidos de 14 países han firmado una declaración conjunta en la que piden una UE basada en Estados miembros soberanos en lugar de una UE federal.

"Creemos que la cooperación europea puede ser útil y, en algunos casos, necesaria, pero solo sobre la base de naciones libres que cooperen juntas de manera libre. Esto no es en lo que se ha convertido la Unión Europea, sino en un sistema jurídico integrado con castigos severos, un estado nación sobre todos los demás. Esa no es la cooperación europea que queremos. Queremos alternativas, y pensamos que la cooperación europea merece una mejor unión", opina el eurodiputado de ID, Gerolf Annemans.

Las fuerzas principales detrás de la declaración son el partido español Vox, el partido gobernante polaco Ley y Justicia, el Fidesz de Viktor Orbán, Asamblea Nacional de Marine Le Pen o la Lega de Matteo Salvini. Aunque la AFD de Alemania no figura en la lista.

El movimiento abre la puerta a la formación de un nuevo grupo político en el Parlamento Europeo. “Pues claro que ese podría ser el objetivo, pero eso no está en la agenda ahora, eso no es lo más urgente. Lo más urgente es que la Conferencia por el Futuro de Europa necesita otras respuestas para el diseñar la Cooperación Europea. Y por eso tenemos que unificar nuestros esfuerzos. El grupo es algo que abordaremos después y que es más complicado”, replica Annemans.

La posibilidad de una nueva fuerza radical de extrema derecha no representa un riesgo inmediato ya que su número de eurodiputados seguirá siendo el mismo, al menos durante esta legislatura. Pero a largo plazo, podría influir en la toma de decisiones políticas en la Unión Europea, asegura el analista de Votewatch Europe, Doru Frantescu."Es una señal importante que muestra que en todo el continente hay una cierta concentración de la desafección hacia determinadas políticas de la Unión Europea. Hay que tener en cuenta que estos partidos están en desacuerdo en muchos temas, pero donde coinciden es en las cuestiones culturales, las identitarias. Están insatisfechos con lo que perciben, ya que creen que las políticas de la UE afectan los valores familiares, la composición identitaria de sus países. Por otro lado, no debemos sobrestimar la importancia de este movimiento, porque en términos prácticos no cambia demasiado el equilibrio de poder en la política europea actual", cree Frantescu.Pero el analista advierte que el futuro grupo puede convertirse en una de las principales fuerzas en la Eurocámara tras las próximas elecciones europeas.