Última hora
This content is not available in your region

Trump interpone una demanda colectiva contra Twitter, Facebook y Google

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual con EFE
euronews_icons_loading
Trump interpone una demanda colectiva contra Twitter, Facebook y Google
Derechos de autor  Seth Wenig/2021 The Associated Press
Tamaño de texto Aa Aa

El expresidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha calificado de "ilegal" e "inconstitucional" su veto en Twitter y Facebook, por lo que ha presentado una demanda colectiva contra ellos y contra Google.

Donald Trump, ex presidente de Estados Unidos, ha destacado: "No hay mejor prueba de que las grandes tecnológicas están fuera de control con el hecho de que prohibieran el acceso al presidente en ejercicio de los Estados Unidos a principios de este año, una prohibición que continúa hasta el día de hoy, continúa, por lo que se hace saber. No es una situación justa, es muy, muy mala para este país, muy mala para el mundo. Si pueden hacérmelo a mí, pueden hacérselo a cualquiera".

La demanda colectiva también se dirige a los directores generales de las tres empresas.

Las cuentas de Trump en las redes sociales fueron suspendidas en enero por motivos de seguridad pública tras los disturbios en el Capitolio, protagonizados por sus seguidores.

Según Twitter, Trump enalteció la violencia en varios tuits, entre ellos el siguiente del 8 de enero de 2021:

“The 75,000,000 great American Patriots who voted for me, AMERICA FIRST, and MAKE AMERICA GREAT AGAIN, will have a GIANT VOICE long into the future. They will not be disrespected or treated unfairly in any way, shape or form!!!”

“Los 75,000,000 grandes Patriotas Estadounidenses que votaron por mí, AMERICA FIRST y MAKE AMERICA GREAT AGAIN, tendrán una GRAN VOZ en el futuro. A ellos no se les faltará el respeto ni serán tratados injustamente de ninguna manera o forma!!!”

Desde los disturbios, a Trump se le ha negado su forma favorita de comunicación y la posibilidad de hablar directamente con los votantes.

Afirma que se han violado para él los derechos de la Primera Enmienda, pero en la legislación estadounidense las empresas privadas tienen derecho a decidir quién utiliza su producto.

Decidir qué es desinformación

Trump abogó por obligar a "rendir cuentas" a las grandes tecnológicas en "una batalla crucial en defensa de la Primera Enmienda" -que recoge la libertad de expresión en EE.UU.- ya que, en su opinión, estas se han convertido en "armas" de agencias del Gobierno para decidir qué es desinformación y qué no.

Puso como ejemplo a YouTube "prohibiendo contradecir a las autoridades sanitarias" y borrando videos escépticos con la Organización Mundial de la Salud o que defendían el uso de la hidroxicloroquina, y a Facebook eliminando "posts" que sugerían que el coronavirus escapó de un laboratorio en Wuhan (China).

"No hay mejor evidencia de que las 'Big Tech' están en el poder que el veto al presidente. Si me lo pueden hacer a mí se lo pueden hacer a cualquiera", declaró el político republicano, que en ese sentido invitó a "cientos de miles" de personas, incluidos demócratas, a unirse a "la mayor demanda colectiva vista nunca".

El magnate se rodeó para el anuncio de varias personas agraviadas por suspensiones de sus cuentas, entre ellas una profesora vetada por cuestionar el uso de la mascarilla en niños, y de figuras como Pam Bondi, exfiscal del Distrito Sur de Florida, que forma parte de su equipo litigador.

Contra la Sección 230

Bondi defendió que las redes sociales no deberían estar protegidas por la Sección 230 de la Ley de Decencia en las Comunicaciones de 1996, creada para proteger a los niños de la explotación 'online', y que permite a las compañías tecnológicas moderar los contenidos en sus plataformas y, a la vez, las blinda ante consecuencias por el material publicado por usuarios.

"Es una protección contra responsabilidades que nadie en la historia de nuestro país ha recibido nunca", comentó Trump, quien ya arremetió contra esa legislación durante su mandato bajo el argumento de que es incompatible con el carácter de empresa privada de las tecnológicas.

El expresidente, que advirtió que no busca un "acuerdo" legal ni lo espera, afirmó que, pese a todo, si consigue que se levante el veto a sus cuentas no tiene tan claro que vaya a volver a utilizarlas.

Twitter suspendió indefinidamente al exmandatario en enero, mientras que Facebook decidió vetarlo al menos hasta enero de 2023 y YouTube dijo que solo le permitirá volver a abrir su cuenta cuando se reduzca el riesgo de violencia en el país.

Trump lanzó el pasado mayo una plataforma web con un blog para comunicarse públicamente, pero lo cerró en apenas un mes, previsiblemente por la baja audiencia que reunió en comparación con sus millones de seguidores en las redes sociales bloqueadas