Última hora
This content is not available in your region

Crece la ira tras muerte de 92 personas en incendio hospital para pacientes COVID en Irak

Por Reuters
Crece la ira tras muerte de 92 personas en incendio hospital para pacientes COVID en Irak
Crece la ira tras muerte de 92 personas en incendio hospital para pacientes COVID en Irak   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

Por Ahmed Rasheed y Maher al-Saih

NASSIRIYA, Irak, 13 jul – El número de muertos por un incendio que arrasó un hospital para pacientes con coronavirus en el sur de Irak aumentó a 92, dijeron el martes funcionarios de salud, mientras las autoridades enfrentaban acusaciones de negligencia.

Más de 100 personas, pacientes y visitantes, resultaron heridas en el incendio del lunes por la noche en Nassiriya, indicaron las autoridades.

Una investigación mostró que el incendio comenzó cuando las chispas de un cableado defectuoso se propagaron a un tanque de oxígeno que luego explotó, según las autoridades policiales y de defensa civil. Es la segunda tragedia de ese tipo en Irak en tres meses.

El martes, el presidente del país culpó a la corrupción por ambas desgracias. Una declaración de la oficina del primer ministro pidió duelo nacional.

Los equipos de rescate estaban utilizando una grúa pesada para retirar los restos carbonizados y derretidos de la parte del hospital al-Hussain donde se trataba a los pacientes con COVID-19.

Un médico del hospital, que se negó a dar su nombre y cuyo turno terminó horas antes de que estallara el incendio, dijo que la ausencia de medidas de seguridad básicas significaba que se estaba gestando un accidente.

“Nos quejamos muchas veces durante los últimos tres meses de que podría ocurrir una tragedia en cualquier momento debido a la colilla de un cigarrillo, pero cada vez recibimos la misma respuesta de los funcionarios de salud: ‘no tenemos suficiente dinero’”, sostuvo el médico en diálogo con Reuters.

En abril, una explosión similar en un hospital COVID-19 de Bagdad dejó al menos 82 muertos y 110 heridos.

El jefe de la semioficial Comisión de Derechos Humanos de Irak dijo que la explosión del lunes mostró cuán ineficaces eran las medidas de seguridad en un sistema de salud paralizado por la guerra y las sanciones.

“Que se repita un incidente tan trágico unos meses después significa que todavía no se han tomado medidas (suficientes) para evitarlo”, sostuvo Ali Bayati.

El hecho de que el hospital haya sido construido con paneles livianos que separan las salas hizo que el fuego se extendiera más rápido, según el jefe de la autoridad de defensa civil local, Salah Jabbar.

Los encargados de salud y defensa civil de la ciudad y el gerente del hospital fueron suspendidos y arrestados el lunes por orden del primer ministro Mustafa al-Kadhimi, dijo su oficina.