Última hora
This content is not available in your region

Reconstruir tras la guerra de Nagorno Karabaj

Access to the comments Comentarios
Por Emin Ibrahimov
euronews_icons_loading
Rehabilitación de una iglesia en Shusha
Rehabilitación de una iglesia en Shusha   -   Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Shusha es una pequeña ciudad de apenas cinco kilómetros cuadrados a 1.600 metros de altitud. A menudo se la conoce como la joya de la corona de Karabaj. Euronews es el primer equipo de televisión occidental al que se le permite el acceso. Veamos de cerca la ciudad.

Es un territorio sagrado tanto para los azeríes como para los armenios. Conocida como Shusha para los azeríes y Shushi para los armenios, fue siempre un campo de batalla clave en el largo conflicto de Nagorno Karabaj. Estuvo bajo control armenio durante las últimas tres décadas hasta la breve y sangrienta guerra del año pasado.

Las mil caras de una guerra

La antigua catedral quedó dañada durante la guerra, en lo que los armenios califican de ataque deliberado; algo que niegan los azerbaiyanos, que aseguran que el bombardeo fue un error.

“Como pueden ver, la iglesia está cubierta de andamios y el gran letrero detrás de mí explica que está siendo reconstruida por el gobierno de Azerbaiyán”.

"Esta iglesia Kasanchi data de finales del siglo XIX, ha sido reconstruida varias veces y tras los daños sufridos en los recientes combates se está evaluando su rehabilitación." explica Rizvan Huseynov, experto de la UNESCO.

Rehabilitación tras la destrucción de los combates

La misma estampa se repite en otros puntos de la ciudad. La reconstrucción posterior al conflicto da nueva vida al casco antiguo.

"La reconstrucción del Hotel Karabaj está en marcha. Es uno de los numerosos sitios que se están rehabilitando. Otros muchos esperan su turno".

"Comenzamos a trabajar en este sitio en mayo y esperamos terminarlo en septiembre. Tuvimos que afrontar muchas dificultades al principio, pues no había infraestructura, ni agua ni electricidad. Sin embargo, estos problemas se han resuelto, como la infraestructura que está mejorando a medida que avanzamos", explica Elchin Bashirli, gerente de proyectos.

Es difícil construir una comunidad entre tantas cicatrices

Pero no es tan fácil reconstruir una comunidad. Durante los combates, la población armenia huyó, dejando atrás sus hogares en lo que ellos llaman una tragedia nacional. Ahora algunas familias azeríes regresan a Shusha a ocupar propiedades que supuestamente se vieron obligadas a abandonar hace décadas.

"La ciudad todavía tiene las cicatrices de la reciente guerra. Ojalá los azerbaiyanos y los armenios aprendan a coexistir pacíficamente en esta asombrosa región."

Emin Ibrahimov, desde Shusha, para Euronews

Fuentes adicionales • Escarlata Sánchez (Texto y voz en español)