Última hora
This content is not available in your region

Gobiernos y agencias de seguridad salpicadas por el escándalo del Proyecto Pegasus

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Gobiernos y agencias de seguridad salpicadas por el escándalo del Proyecto Pegasus
Derechos de autor  Daniella Cheslow/Copyright 2016 The Associated Press. All rights reserved. This material may not be published, broadcast, rewritten or redistribu
Tamaño de texto Aa Aa

Se llama Pegasus, pertenece a la empresa tecnológica israelí NSO, y habría sido utilizado por múltiples gobiernos para espiar a miles de personas.

Esa es la denuncia que han hecho pública Amnistía Internacional y la ONG Forbidden Stories, entre otros, tras una investigación cuya conclusión es demoledora: gobiernos o agencias de seguridad de México, Marruecos, Arabia Saudí, India, Emiratos Árabes o Hungría habrían accedido a las fotos, mensajes o habrían escuchado las llamadas de un sinfín de periodistas, políticos o altos cargos.

Amnistía Internacional y Forbidden Stories tuvieron acceso a una lista de hasta 50.000 números seleccionados para ser infiltrados con este sistema de espionaje. El llamado "Proyecto Pegasus" tiene intención de ir haciendo más revelaciones en los próximos días.

Lee: ¿Qué es Pegasus?

Sandrine Rigaud, fundadora de la ONG francesa explicaba en Euronews qué es y como actúa el polémico programa:

"Es totalmente invisible, así que no sabes si te atacan o cuándo te atacan", decía Rigaud, "si tu teléfono está infectado. Básicamente, cuando este software espía se instala en tu teléfono, puede extraer cualquier cosa de él: fotos, correos electrónicos, códigos de acceso que hayas instalado... Incluso pueden ver los mensajes que intercambias en aplicaciones encriptadas, como Signal o WhatsApp, así que básicamente toda tu vida está en sus manos".

Por supuesto, los gobiernos señalados ya han negado cualquier relación con lo publicado, mientras NSO defiende que en realidad el sistema no está destinado al espionaje de masas sino a la lucha contra el terrorismo, y que solo se lo vende a agencias gubernamentales verificadas, vetando a cualquiera que viole los derechos humanos. Su lista de clientes, no obstante, dice lo contrario.