Última hora
This content is not available in your region

Periodistas húngaros habrían sido espiados por 'Pegasus'

Por Voz en off: Yaiza Martín y Manuel Terradillos
euronews_icons_loading
Periodistas húngaros habrían sido espiados por 'Pegasus'
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Hasta cuatro periodistas húngaros podrían estar en el punto de mira del Gobierno de Viktor Orbán. Euronews ha hablado con uno de ellos, Dávid Dercsényi, quien figura en la base de datos del programa de espionaje 'Pegasus'. Tanto su teléfono privado como el de su ex mujer estaban intervenidos.

"Tenían acceso a su vida privada", explica el reportero, "a sus mensajes, y a la información sobre nuestros hijos. Ahora la gente tiene toda su vida en los teléfonos, intercambian mensajes, envían fotos, y esta información familiar no tiene por qué estar expuesta a ningún servicio de inteligencia", alerta.

Coordinados por la plataforma Forbidden Stories, más de 80 periodistas de 10 países han trabajado durante meses para destapar el caso Pegasus. Miembros de Amnistía Internacional examinaron 50 teléfonos, de los cuales 25 habían sido interceptados.

Áron Demeter, Director de Programa en Amnistía Internacional Hungría, explica que "esta historia ha demostrado que es posible comprar software de espionaje de forma no regulada con el fin de utilizarlo para vigilar a la gente y, en algunos casos, destruir las vida de las personas", concluye Demeter.

También se revisó el teléfono del periodista de investigación de Direkt36, András Szabó. Su teléfono móvil fue hackeado dos veces en las semanas siguientes a la publicación de un importante artículo.

"Me pregunto si querían conocer mis fuentes. Querían saber con quién estaba en contacto, con quién hablaba... Obviamente, también me preocupa si he puesto a esas personas en peligro de manera involuntaria, pero desgraciadamente no podía saberlo", cuenta el reportero.

Los medios de comunicación internacionales se han hecho eco del escándalo. Sin embargo, la prensa húngara pro gubernamental apenas ha hablado de ello. La primera persona del Gobierno en mencionar el caso fue la ministra de Familia, Katalin Novák, pero solo mencionó que no se ocupaba de los rumores de la prensa.