La huelga de hambre de inmigrantes pone en peligro al Gobierno belga

La huelga de hambre de inmigrantes pone en peligro al Gobierno belga
La huelga de hambre de inmigrantes pone en peligro al Gobierno belga Derechos de autor Thomson Reuters 2021
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Marine Strauss

BRUSELAS, 21 jul - Cientos de inmigrantes indocumentado en huelga de hambre en Bruselas desde hace dos meses para exigir derechos de residencia han empezado a rechazar el agua, poniéndose en riesgo de muerte y amenazando la estabilidad del Gobierno belga.

Alrededor de 400 inmigrantes, muchos de los cuales llevan años en Bélgica, presentan un aspecto demacrado tras haberse negado a comer desde el 23 de mayo, y tres cuartas partes de ellos decidieron el viernes dejar de recibir agua o suero.

Médicos Sin Fronteras (MSF), la organización benéfica que los atiende en dos universidades y una iglesia, dijo que podrían morir en pocos días. Según la organización, muchos han perdido la esperanza y tienen pensamientos suicidas.

El primer ministro belga, Alexander de Croo, se ha negado a hacer ninguna excepción a los procedimientos normales de asilo e inmigración para los huelguistas.

Pero dos de los siete partidos de la coalición de gobierno de Bélgica, los socialistas y los verdes, dicen que está siendo demasiado inflexible y legalista. Dicen que si muere alguno abandonarán la coalición, dejando al Gobierno sin poder para sobrevivir.

Los inmigrantes proceden en su mayoría del sur de Asia y del norte de África, y algunos llevan más de una década en Bélgica.

Aunque han conseguido buscarse la vida, han sufrido de forma desproporcionada las consecuencias de las restricciones por el coronavirus, que han obligado a cerrar muchos cafés, restaurantes y otros negocios, y no han podido reclamar ayudas por su condición de indocumentados.

Sammy Mahdi, secretario de Estado de Asilo y Migración, ha nombrado a un mediador y ha designado un lugar al que los inmigrantes pueden acudir para informarse sobre sus derechos y sobre cómo obtener un estatus oficial.

"No vamos a llevar a cabo una política separada para las personas que hacen huelga u ocupan locales", dijo Mahdi.

"Hay 150.000 inmigrantes indocumentados en nuestro país y no sería correcto tratar a 400 personas de forma diferente".

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Un mensaje en una botella viaja de Baleares a Nápoles para caer en manos de un apasionado del mar

El Grupo de Visegrado airea sus divisiones internas respecto a Rusia y la guerra en Ucrania

Moscú advierte a Macron sobre el envío de tropas de la OTAN a Ucrania: "Deberían tener cuidado"