EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

Italia sigue los pasos de Francia y exigirá un certificado sanitario para actividades de ocio

Italia sigue los pasos de Francia y exigirá un certificado sanitario para actividades de ocio
Derechos de autor Denise Cathey/Copyright 2021
Derechos de autor Denise Cathey/Copyright 2021
Por Yaiza Martín-Fradejas con EFE
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

El Gobierno de Mario Draghi anunció que a partir del 6 de agosto será obligatorio aportar este documento en el interior de bares, restaurantes, cines o museos.

PUBLICIDAD

A partir del 6 agosto, solo los italianos que presenten un test negativo o que estén vacunados de al menos una dosis, podrán consumir en el interior de bares y restaurantes, ir al cine, al teatro o a museos. El Gobierno busca así animar a la población a vacunarse. Hasta ahora, **más del 50% de la población **(28,7 millones de personas) ya ha recibido la pauta completa. 

El primer ministro italiano, Mario Draghi, explicó que pese a que en otros países europeos haya más casos, si Italia no reacciona ahora, verá aumentar el número de infecciones. Dragui justificó la medida para evitar que Italia viva la misma situación que Francia o España.

Mientras, en Francia siguen las protestas contra lo que algunos consideran una dictadura sanitaria. Desde esta semana, ya es obligatorio presentar el pasaporte sanitario francés para ir a la piscina o al cine.

Buenas noticias desde Austria, donde las mascarillas ya no son necesarias para entrar en las tiendas, excepto en Viena, donde sigue muy activa la variante Delta, que , según dos nuevos estudios, sería un 137% más mortal.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los 'pubs' irlandeses abren a los clientes vacunados tras más de un año cerrados

Jair Bolsonaro es acusado de falsificar su certificado de vacunación contra el COVID-19

La Fiscalía Europea investiga los contratos en Canarias y Baleares por el 'caso Koldo'