EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

Macron admite una "deuda" con la Polinesia Francesa por las pruebas nucleares

Macron admite una "deuda" con la Polinesia Francesa por las pruebas nucleares
Derechos de autor Esther Cuneo/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Derechos de autor Esther Cuneo/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.
Por Euronews
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

Los ensayos ocurridos hace 30 años pusieron en riesgo a prácticamente la totalidad de la población del territorio

PUBLICIDAD

Es un esperado discurso que marca el final del viaje a la Polinesia francesa del presidente Emmanuel Macron. En Papeete el mandatario ha admitido que el Estado tiene una "deuda" pendiente con el territorio, refiriéndose a las cerca de 200 pruebas nucleares realizadas hace treinta años: "Quiero romper el silencio hoy para que se escuche toda la verdad, para que se comparta y para que todo el mundo sepa exactamente lo que se hizo y lo que se supo, y lo que se sabe hoy. Hemos pagado por un montón de cosas,. a veces por un montón de personas, pero no siempre hemos pagado a las víctimas"

Macron pronunció un discurso de casi una hora, en el que no mencionó la palabra "perdón", exigida por las asociaciones de víctimas. Sobre las indemnizaciones, anta una expectante población, el presidente francés destacó que desde su elección se han concluido 187 casos, frente a los 11 previos.

Durante las pruebas, unas 110.000 personas, es decir, casi toda la población de los archipiélagos entonces, estuvo expuesta a una radiactividad superior a la anunciada. El Estado francés no alertó ni protegió a la ciudadanía.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Macron verá al presidente alemán en la primera visita de Estado francesa en 24 años

Macron llega a Nueva Caledonia en plena ola de disturbios

Macron viaja a Nueva Caledonia para tratar de poner fin a la violencia en el archipiélago