Última hora
This content is not available in your region

Un coche bomba deja seis muertos en la "Zona Verde" de Kabul

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Un coche bomba deja seis muertos en la "Zona Verde" de Kabul
Un coche bomba deja seis muertos en la "Zona Verde" de Kabul   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

KABUL, 3 ago – La explosión de un coche bomba, seguida de disparos esporádicos, sacudió el martes la capital afgana, Kabul, cerca de la “Zona Verde”, dejando tres civiles y tres asaltantes muertos, según dijeron responsables de seguridad, en un contexto de un repunte de la violencia de los militantes talibanes.

La Zona Verde, fuertemente fortificada, alberga embajadas, el cuartel general de la OTAN y el palacio presidencial, entre otras instituciones.

Al menos otras siete personas resultaron heridas, dijo el portavoz del Ministerio de Sanidad, Ghulam Dastagir Nazari. Un portavoz del Ministerio del Interior dijo que las operaciones de las fuerzas de seguridad terminaron con la muerte de todos los atacantes.

Un alto cargo de seguridad dijo que la explosión parecía haber sido causada por un coche bomba y que el objetivo era la casa del ministro de defensa en funciones y la residencia contigua de un miembro del parlamento.

El atentado, en el corazón de una de las zonas más seguras de Kabul, se produce durante una escalada de violencia por parte de los talibanes. Los ataques han aumentado considerablemente desde que el presidente Joe Biden anunciara que las tropas estadounidenses se irían en septiembre, mientras los talibanes intensificaban sus ataques en las principales ciudades.

Ningún grupo ha reivindicado por ahora la autoría del atentado.

El ejército afgano hizo un llamamiento a los residentes de la ciudad meridional de Lashkar Gah para que abandonaran sus hogares y se mantuvieran alejados de las zonas en las que los talibanes estaban tomando el control, ya que tienen la intención de lanzar operaciones contra el grupo.

La pérdida de Lashkar Gah supondría una enorme derrota estratégica para el Gobierno, que se ha comprometido a defender los centros estratégicos tras haber perdido gran parte de las zonas rurales a manos de los talibanes en los últimos meses.