Última hora
This content is not available in your region

COVID-19 | La OMS pide suspender la tercera dosis para conseguir el 10% de inmunidad en cada país

Access to the comments Comentarios
Por Yaiza Martín-Fradejas con EFE
euronews_icons_loading
COVID-19 | La OMS pide suspender la tercera dosis para conseguir el 10% de inmunidad en cada país
Derechos de autor  Salvatore Di Nolfi/AP
Tamaño de texto Aa Aa

La Organización Mundial de la Salud exigió un reparto más justo de las vacunas contra la Covid-19. El organismo pidió que se suspendan durante al menos dos meses las dosis de refuerzo que algunos países desarrollados quieren poner en marcha. La OMS también propuso no vacunar por el momento a los adolescentes. Con estas medidas se alcanzaría el 10% de inmunidad en cada país.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, advirtió de que "no podemos y no debemos aceptar que países que ya se han servido de la mayoría de las vacunas utilicen aún más dosis, ya que los países más vulnerables siguen desprotegidos" alertó.

Mientras los estados más pobres se están quedando atrás en la carrera por la inmunidad, países como Alemania o Reino Unido prevén suministrar una tercera dosis a su población a partir de septiembre. Las personas prioritarias serían las más mayores, cuyo sistema inmunitario no produce anticuerpos suficientes pese a tener la pauta completa.

Del otro lado del Atlántico, el Gobierno estadounidense consideró la recomendación de la OMS como irrelevante. La Casa Blanca anunció que Estados Unidos puede permitirse vacunar una tercera vez a su población y donar dosis a los países en desarrollo.

La Secretaria de Prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, anunció que "Estados Unidos ha conseguido donar más de 110 millones de vacunas, más de lo que cualquier otro país haya repartido. Pedimos a la comunidad internacional que también dé un paso adelante. Creemos que podemos hacer ambas cosas", afirmó Psaki.

Más del 80% de las vacunas han sido suministradas en los países con mayores ingresos, lo que sin embargo supone menos de la mitad de la población mundial.