This content is not available in your region

Perú | El presidente Pedro Castillo se vacuna con Sinopharm

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
El presidente peruano recibe la vacuna de Sinopharm
El presidente peruano recibe la vacuna de Sinopharm   -   Derechos de autor  AP Photo

El nuevo presidente de Perú, el izquierdista Pedro Castillo, ha acudido a inmunizarse contra la COVID-19 en un centro de vacunación de Lima. **Ha recibido la primera dosis de la vacuna china de Sinopharm, cuya eficacia ha sido objeto de una campaña de descrédito por parte de la oposición.**

"Es el momento de garantizar la salud. He venido a vacunarme con esta vacuna, la de Sinopharm, porque tengo confianza no solo en esta vacuna, sino también en todas las vacunas. Pero es necesario hacer una convocatoria. Llamo a todos los hermanos, peruanos y peruanas, para que prioricemos este derecho a la salud, este derecho a la vida", dijo Castillo.

La vacunación de Castillo, que acudió junto a su esposa Lilia Paredes, coincidió con el inicio de la aplicación masiva de la vacuna de Sinopharm a la población general, después de haberse aplicado a inicios de año al personal sanitario y a las Fuerzas Armadas.

Esto ha causado críticas de la oposición fujimorista, que pide al Gobierno explicaciones por el uso de Sinopharm en lugar de Pfizer.

Tres de cada cuatro peruanos rechazan al jefe de Gabinete, Guido Bellido

El nuevo presidente trata de transmitir confianza en su gobierno en un momento de incertidumbre en Perú, tras su llegada al cargo. Y, en particular, tras el nombramiento como primer ministro del radical de izquierdas Guido Bellido, investigado por apología del terrorismo y que, según un reciente sondeo, rechazan el 76 % de los peruanos.

En el país hay 5,7 millones de personas vacunadas contra la COVID-19 con el esquema completo de dos dosis y dos millones y medio con una primera dosis.

Este es uno de los países más afectados del mundo por la pandemia y con la tasa de mortalidad más alta, con casi 600 muertes por cada 100 000 habitantes. La COVID-19 ha dejado entre los peruanos cerca de 200 000 muertos.