This content is not available in your region

La paralímpica capitana de baloncesto que llegó de Kabul a Bilbao

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Nilofar Bayat excapitana del equipo paralímpico de baloncesto de Afganistán.
Nilofar Bayat excapitana del equipo paralímpico de baloncesto de Afganistán.   -   Derechos de autor  Euronews

Nilofar Bayat era la capitana del equipo paralímpico de baloncesto de Afganistán, acaba de llegar de Kabul y logró salir de allí tras días temiendo por su vida. Voló a Torrejón de Ardoz en el segundo avión dispuesto por el Gobierno español, pero salir del país no fue fácil... "Pasamos dos noches y dos días bajo el sol y no había nada de comer, ni siquiera un lugar en el que sentarse...", explica Bayat.

La jugadora afgana ha sido trasladada a Bilbao, donde comienza una nueva vida junto a su marido, después de que ambos lograran salir de Kabul el viernes. "Queremos empezar a aprender el idioma, me encanta hablar con la gente, compartir lo que siento y hacer amigos en España", cuenta ilusionada.

Las autoridades españolas evacuaron a Bayat después de que esta hiciera un llamamiento en redes sociales. Con la ayuda de varios periodistas, de la Federación Española de Baloncesto y de otras autoridades, consiguieron que su nombre figurara en la lista oficial de evacuados.

"Nosotros logramos salvar nuestra vida, pero, ¿qué pasa con las familias que aún siguen allí?
Nilofar Bayat, excapitana del equipo paralímpico de baloncesto de Afganistán.

Aunque agradecen estar aquí y se muestran felices, ni Nilofar Bayat y su compañero Ramish olvidan a quienes no han tenido la misma suerte: "Nosotros logramos salvar nuestra vida, pero, ¿qué pasa con las familias que aún siguen allí?".

Mientras tanto las autoridades españolas continúan con las tareas de evacuación que se complican con el caos que reina en el aeropuerto de Kabul y sus inmediaciones.

Las tareas de evacuación continúan en Kabul, donde el caos en el aeropuerto y las patrullas de talibanes que rodean el mismo complican a los efectivos de la OTAN la selección de personal para subir a los aviones.