Última hora
This content is not available in your region

Diez años disfrazada de hombre para sobrevivir a los talibanes

Access to the comments Comentarios
Por Anelise Borges
euronews_icons_loading
Diez años disfrazada de hombre para sobrevivir a los talibanes
Derechos de autor  Cleared
Tamaño de texto Aa Aa

Las constantes noticias e imágenes de aviones logrando salir de Kabul alivian el dolor de Nadia Ghulam que, desde miles de kilómetros de distancia, en España, vigila a algunos de sus familiares que esperan su turno para dejar Afganistán.

"Mi padre y mi madre no pudieron venir. Mi padre tiene una enfermedad psíquica. Y mi madre tiene varias afecciones, pero sobre todo no puede caminar. Cuando les dije que tenía la posibilidad de sacarlos mi madre dijo, déjenme porque no pueden hacerme nada".

Se refiere a los talibanes, que Nadia Ghulam conoce muy bien…Tenía 11 años cuando llegaron al poder por última vez en Afganistán. Una bomba arrasó la casa de Nadia, mató a su hermano y destruyó el sustento de sus padres.

Nadia, que resultó herida en el ataque, se tuvo que hacer cargo de la supervivencia de la familia: "Decían que las mujeres no podían trabajar, no podían estudiar, no podían salir de casa. No sabía qué hacer. Mi hermano no estaba con nosotros, mi padre estaba loco con una enfermedad psicológica.

"Durante 10 años tuve que vivir como un hombre, trabajar como un hombre... Perdí mi identidad
Nadia Ghulam
Escritora afgana en el exilio

Así que decidí ponerme ropa de hombre por un día. Pensé que esto sería sólo por un día, mañana las cosas cambiarán. Volveré a ser Nadia y seguiré con mi vida. Durante 10 años tuve que vivir como un hombre, trabajar como un hombre... Perdí mi identidad. Perdí parte de mi infancia, toda mi adolescencia...".

Dos décadas después, Nadia Ghulam trabaja día y noche para sacar a todos los que pueda del Afganistán controlado por los talibanes. Asegura que no cree en ninguna de las promesas del grupo de que las cosas han cambiado.

"Creo que se han vuelto peores. Han aprendido a mentir. Antes eran tan ignorantes que todo lo que hacían, lo hacían en público, sin esconderse.

Ahora mismo en Kabul están buscando familias, mujeres y personas que o bien trabajaban para el gobierno anterior o bien colaboraban con alguna organización internacional o con la prensa. Todas estas personas están desapareciendo una por una. Y siguen diciendo: no hemos hecho nada. Porque han aprendido a mentir".

Nadia muestra el tuit que escribió al Presidente del Gobierno español, un mensaje en el que pedía añadir a seis miembros de su familia, todos ellos mujeres, a la lista de evacuados. Y asegura que su batalla no ha hecho más que empezar.

"He podido salvar seis vidas y darles un futuro mejor porque estas niñas podrán estudiar, ir a la universidad y ser libres. Para mí, mi familia no es sólo la gente que viene... sino todas las mujeres de Afganistán. Y si ellas no están bien. Yo no estaré bien. Ahora quiero luchar por sus vidas, por su libertad. No puedo quedarme callada. No puedo estar aquí y olvidar a estas otras mujeres porque me identifico con su dolor. Este dolor está en mí. En mis cicatrices físicas y psicológicas. Y esto no lo voy a olvidar".

Por eso seguirá luchando para tratar de sacar de allí a quienes no lo consiguen y serán perseguidos por un régimen que puede ser incluso más cruel de lo que fue.