This content is not available in your region

Un refugiado evacuado de Kabul: “Si los talibanes me hubiesen encontrado me habrían matado"

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Un refugiado evacuado de Kabul: “Si los talibanes me hubiesen encontrado me habrían matado"
Derechos de autor  AP Photo

Multitudes desbordadas, desesperación y colas interminables son algunas de las situaciones que han vivido los civiles atrapados que esperan fuera del aeropuerto de Kabul. Algunos llevan días haciendo cola bajo el calor con la esperanza de embarcar en un vuelo para salir de Afganistán.

Uno de los afortunados que ha conseguido llegar a Italia ha accedido a hablar con nosotros de forma anónima. Para M., estar entre los que han trabajado para instituciones y empresas italianas, significaba que su vida estaba en riesgo.

"Le dije a mi familia que teníamos que ir al aeropuerto porque nuestras vidas corrían peligro. Les dije que si los talibanes me encontraban me matarían porque trabajaba para los italianos y la embajada italiana. Les dije que teníamos que irnos”, cuenta M, que no quiso dejar rastro de su marcha: “No dejé nada en casa, quemé todo... todos mis papeles".

M. y su familia se fueron sin nada más que las pertenencias que tenían el día que viajaron. Una vez en el aeropuerto, tuvo que esperar tres días antes de embarcar en un vuelo. No quería irse sin su mujer y sus hijos. Recuerda el calvario para él y su familia: "La gente empezó a reunirse en la puerta principal. En un momento dado mi mujer no pudo controlar más a mi hija y se cayó al suelo. La multitud la pisó. Por suerte no se hizo daño. Al día siguiente tuvieron que esperar bajo el sol sin beber, sin comer y fue entonces cuando mis otros dos hijos se desmayaron", cuenta M.

M. es de Panjshir, el último bastión contra el dominio talibán. Otra razón para que M. y su familia se sientan especialmente en peligro si los talibanes descubren su identidad. Sus padres aún viven allí: "Si un día capturan a mis padres y les dicen que si su hijo no vuelve los vamos a matar. Volvería a Afganistán para perdonarles la vida. No tengo miedo. No tengo miedo a morir".

Las evacuaciones se han convertido en una carrera contrarreloj.

Pangea es una organización sin ánimo de lucro que desde principios de los años 2000 apoya los derechos de las mujeres en Afganistán. Han estado trabajando sin descanso para evacuar tanto a su personal como al mayor número posible de civiles.

"Las multitudes que esperan fuera del aeropuerto están en estado de shock. Necesitan ayuda y nos llaman por teléfono. Les ofrecemos apoyo psicológico para que reaccionen y no se rindan fácilmente. A menudo les decimos a estas personas que pueden salir adelante, que no lloren, que corran, porque de lo contrario no podrán salvarse", explica Luca Lopresti, presidente de Pangea Onlus.

Pangea ha ayudado a decenas de miles de mujeres en Afganistán. Esperan que lo que han conseguido gracias a la ayuda de la organización les anime a hacer frente a los talibanes.

Cuando M. piensa en lo que ha dejado atrás, se siente impotente. A pesar de estar ahora a salvo en Italia, sueña con volver a Afganistán deseando que algún día su país vuelva a ser libre.