Última hora
This content is not available in your region

El proyecto financiado por la Unión Europea para evitar inundaciones en Eslovenia

Access to the comments Comentarios
Por Aurora Velez
euronews_icons_loading
El proyecto financiado por la Unión Europea para evitar inundaciones en Eslovenia
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Con sus casi 30 000 kilómetros de vías fluviales, los ríos representan una de las grandes riquezas de Eslovenia. Sin embargo, el país balcánico ha sufrido inundaciones recurrentes en la última década, como la de noviembre de 2012 en la cuenca del río Drava. Dos de sus afluentes, el Mislinja y el Meža, se desbordaron, arrasando campos, carreteras y fábricas a su paso... Desde 2014, un proyecto europeo pretende reducir el riesgo de inundaciones provocadas por estos dos ríos.

"La zona aquí solía tener este aspecto. El cauce del río era más estrecho pero ahora hemos ampliado la zona por la que fluye el agua y hemos creado espacios a los que poder desviar agua en caso de que se produzcan crecidas", declara Blanka Grajfoner, directora del proyecto contemplado para los ríos eslovenos.

Este plan pretende reforzar la protección de las zonas urbanas, industriales y agrícolas en torno a estos dos ríos. Cuenta con un presupuesto total de 25 millones de euros, de los cuales 3 millones son aportados por la Empresa Nacional de Suministro de Agua, y el resto, 22 millones, por la Política de Cohesión de la Unión Europea. La UE contribuye con un 80 % y Eslovenia con el 20 % restante.

A la altura de Pameče , el río ha sido dragado, se ha agrandado su lecho, se han urbanizado sus orillas... Andrej, que fue testigo de la devastadora inundación de hace 9 años, alaba la sostenibilidad de ciertas soluciones como la colocación estratégica de rocas que puedan servir de ayuda en caso de que se produzcan nuevas crecidas.

"Lo que han realizado hasta ahora es muy estético y está muy bien hecho. Nos alegra especialmente que se haya tenido en cuenta la vida de los peces del río. Han colocado rocas para que las especies que viven en la zona puedan refugiarse", afirma Andrej Breznik, consejero municipal de Slovenj Gradec.

A pocos kilómetros, la fábrica de hierro de Ravne, una antigua fragua que data de hace 400 años, produce entre 70 000 y 80 000 toneladas de acero al año, que exporta a todo el mundo. Para producir el acero necesita el agua del Meža, un río, cuyas aguas discurren por un estrecho valle. No hay manera de ampliar su lecho. Por ello, hubo que buscar otras soluciones, tras la inundación de 2012.

"La solución para protegerse de una inundación como esta era domar el río. Se acondicionó el lecho del río, se construyeron muros de contención en ambas orillas y se elevaron las líneas eléctricas, teniendo en cuenta los niveles de inundación de 100 años y evitando, así, un impacto negativo en el funcionamiento de la planta", señala Nikolaj Sonjak, director técnico de la empresa SIJ Metal Ravne.

A medio plazo, un proyecto contempla la construcción de un embalse, aguas arriba del Meža. Se trata de un sistema de regulación del caudal con una presa, para proteger mejor la cuenca del Drava, de posibles inundaciones.