Última hora
This content is not available in your region

Una estrategia de vacunación que beneficia a países pobres y ricos

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Una estrategia de vacunación que beneficia a países pobres y ricos
Derechos de autor  Siphiwe Sibeko/AP
Tamaño de texto Aa Aa

"Nadie debe quedarse atrás". El ministro italiano Roberto Speranza utilizó una frase muy repetida por Barack Obama al hablar de una estrategia global de vacunación, en la reunión de ministros de Sanidad del G20, que se ha celebrado en Roma.

En Europa y Estados Unidos las campañas de vacunación avanzan a buen ritmo, pero la situación es muy diferente en los países pobres, donde no hay suficientes dosis y el número de víctimas de la pandemia sigue creciendo.

Peter Sands, director ejecutivo del Fondo Mundial, explica por qué no hacer todo lo posible para que los países más pobres puedan defenderse de la pandemia es una estrategia suicida:

_"Digamos, en primer lugar, que los países más pobres se enfrentan a un desafío enorme. No tienen vacunas y tienen sistemas de salud extremadamente deficientes. Se han perdido muchas vidas debido a la variante delta de la COVID-19. _

Pero los países ricos tienen que preocuparse por su propio interés. El hecho de que haya más variantes está directamente relacionado con el hecho de que tendremos muchas más infecciones. Y al virus no le importa propagarse por países pobres o ricos. Todos tenemos un enorme interés en reducir drásticamente el número de infecciones, dondequiera que se produzcan, incluso en los países más pobres y frágiles".

La llegada de personas infectadas con la variante delta de países pobres es un gran riesgo para los países ricos. Por eso es importante ayudar a las naciones más débiles. Combatir la pandemia allí donde esté y compartir las vacunas con los países menos favorecidos es una estrategia que será exitosa a largo plazo, también para los estados más fuertes económica y socialmente.