Última hora
This content is not available in your region

Los ministros de la UE abogan por reforzar la inversión con los presupuestos del bloque

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
EU wants world-first carbon border levy to hit more sectors after 2030
EU wants world-first carbon border levy to hit more sectors after 2030   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021
Tamaño de texto Aa Aa

BRDO, Eslovenia, 10 sep -Los ministros de Economía de la Unión Europea insistieron el viernes en que cualquier cambio en las normas presupuestarias del bloque, que ahora se están revisando, debería favorecer la inversión en la economía postpandémica y hacer posible un itinerario más realista para reducir la enorme deuda pública.

Los ministros de Economía y Hacienda de los 27 comenzarán a debatir durante una reunión de dos días en la ciudad eslovena de Brdo cómo modificar las normas para que se adapten mejor a las nuevas realidades económicas una vez que se restablezcan a partir de 2023.

“Necesitaremos una hoja de ruta para la reducción de la deuda que sea realista para todos los Estados miembros. Tenemos que equilibrar la sostenibilidad fiscal con la necesidad de respaldar la recuperación económica”, dijo el vicepresidente de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, al entrar en las conversaciones.

Las normas, que establecen límites al endeudamiento de los Estados europeos para proteger el valor del euro, están suspendidas hasta finales de 2022 para dar a los Estados miembros un margen de maniobra en la lucha contra la recesión económica causada por la pandemia de coronavirus.

Es probable que los debates sobre su modificación se prolonguen hasta bien entrado el año 2022, pero ya están surgiendo algunos temas comunes, como la necesidad de salvaguardar la inversión pública, que suele ser la primera víctima de cualquier recorte de gastos durante las crisis.

“Tenemos que evitar lo que ocurrió en la anterior crisis, cuando las inversiones públicas llegaron año tras año al nivel cero”, dijo el Comisario de Economía de la UE, Paolo Gentiloni, al llegar a la cumbre.

“Esto no puede ocurrir en los próximos años y esta es también la razón por la que mañana mantendremos una discusión sobre las reglas fiscales relacionadas con las inversiones”, dijo, añadiendo que la construcción de un consenso sobre los cambios supondría “un gran esfuerzo”.

La inversión “verde”, destinada a reducir las emisiones netas de CO2 de Europa hasta el objetivo de cero en 2050, debería recibir un tratamiento especial, según defienden algunos dirigentes, e incluso quedar exenta del cálculo del déficit de la UE. El ministro francés de Economía, Bruno le Maire, dijo al entrar en las conversaciones que es una idea que merece ser discutida.

Las conversaciones sobre las normas fiscales de la UE son políticamente delicadas debido a la falta de confianza entre los países del norte del bloque tradicionalmente más frugales desde el punto de vista fiscal, y los países del sur, a los que consideran más pródigos, una brecha agravada por la crisis de la deuda soberana de 2010-2015.

Los más frugales temen que otros se aprovechen de las exenciones del cálculo del déficit y se apoyen en los más estrictos con el gasto, sobre todo porque los criterios de lo que constituye la inversión “verde” pueden ser difíciles de definir.

En la actualidad, las normas dicen que los Estados no deben tener déficits presupuestarios superiores al 3% del PIB y deben mantener la deuda por debajo del 60% del PIB. Si la deuda es superior, debe reducirse cada año en 1/20 del exceso sobre el límite del 60%.

No obstante, algunos países, como Italia, tienen una deuda del 160% del producto nacional, lo que hace poco realista una reducción anual de 5 puntos porcentuales, sobre todo si el país va a invertir mucho en convertir su economía en “verde” y más digitalizada.

Los ministros de Economía de los Países Bajos, Finlandia, Suecia, Eslovaquia, República Checa, Austria, Dinamarca y Letonia, que tradicionalmente representan un enfoque más frugal del gasto público, se mostraron prudentemente a favor de cambiar las reglas.

“Estamos abiertos a un debate sobre la mejora de la gobernanza económica y fiscal, incluido el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. Sin dejar de respetar un marco fiscal basado en las normas, deberían introducirse mejoras”, escribieron en una carta conjunta.