Última hora
This content is not available in your region

¿Qué esperan los alemanes de las elecciones generales del domingo?

Access to the comments Comentarios
Por Verena Schad
euronews_icons_loading
¿Qué esperan los alemanes de las elecciones generales del domingo?
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Los alemanes se enfrentan a unas elecciones atípicas después de años de estabilidad representados por Angela Merkel. Para conocer de cerca su sentimiento frente a los comicios del domingo hemos preguntado a votantes de diferente signo político su sentimiento antes de la convocatoria.

Para muchos la despedida de Angela Merkel es precisamente lo que más les choca. Después de 16 años, no se hacen a la idea de cómo puede ser la vida política con un hombre en la cancillería. Algunos quieren que el país sea dinámico y social "que no estemos quejándonos constantemente. Alemania tiene problemas pero somos los alemanes más ricos, los europeos más ricos que han vivido nunca en el Planeta".

Joachim Stoll, nacido en Fráncfort, es comerciante y prácticamente creció en el negocio, en la tradicional tienda de artículos de cuero -Leder Stoll- que su bisabuelo fundó en el centro de Fráncfort en 1920. Sobrevivió a la guerra, a las crisis y a las recesiones, pero entonces llegó el coronavirus y Stoll tuvo que cerrar su negocio después de 101 años este septiembre.

Pero la crisis de la COVID-19 no fue la única razón; el mercado había cambiado mucho antes. Por eso, Stoll entró en el mercado digital muy pronto, en 1998, y fue uno de los pioneros como comerciante electrónico en el sector de la marroquinería.

Para las elecciones espera un nuevo comienzo: "En Alemania, en particular, necesitamos un nuevo comienzo en la dirección de menos burocracia, de tiempos de planificación tan terriblemente largos. Algunos de los que quieren construir un aerogenerador hoy en día se ven frenados por las regulaciones que ellos mismos introdujeron hace 15 años... todos estos derechos para emprender acciones legales y demás. Necesitamos una planificación más rápida, especialmente para el transporte público. Cuando escuchas a los especialistas decir que se tardará 15 años en ampliar el S-Bahn en Frankfurt. Es un desastre".

En el futuro, Stoll, que se ha hecho un nombre en el sector, quiere trabajar como consultor para la industria. También defiende desde hace tiempo los intereses de las pequeñas y medianas empresas en la asociación profesional de Berlín y en Bruselas. Quiere dar una vuelta de tuerca más a la política. Para él, Europa es la única respuesta a muchas cuestiones de nuestro tiempo. "Me gustaría que colaboráramos mucho más en este sentido", dice Stoll.

Sarah Branse no sólo es enfermera de cuidados intensivos en el hospital Marienhaus de Bad Neuenahr-Ahrweiler, también trabaja actualmente en la zona de la catástrofe del río Ahr. Esta madre de un niño no para en todo el día.

Las devastadoras inundaciones del 14 y 15 de julio causaron la muerte de 180 personas en Renania-Palatinado y Renania del Norte-Westfalia. Lo peor fue en el valle del Ahr. Esta mujer de 37 años, que no se vio afectada porque su casa está en una colina, actuó de inmediato y puso en marcha sin contemplaciones una red privada de ayuda.

Coordina las peticiones de ayuda y las ofertas de donaciones a través de la página de Facebook "Wunscherfüller Ahr". Recoge alimentos, ropa y electrodomésticos y, junto con amigos y conocidos, los distribuye entre las víctimas de las inundaciones a lo largo del río Ahr, una zona que se extiende casi 70 kilómetros.

Durante el punto álgido de la pandemia, estuvo en primera línea en la unidad de cuidados intensivos. Apenas se ha calmado la situación de la infección gracias al creciente número de vacunaciones, vuelve a darlo todo para ayudar a los demás.

"Me gustaría que nuestros políticos recién elegidos reformaran nuestro sistema sanitario, que valoraran a las personas en el sistema sanitario y que mejoraran las condiciones de trabajo. También deseo que nos bajen un poco los impuestos y que podamos volver a invertir nuestro dinero en la vida".

"Tienen que pasar muchas cosas en materia de política medioambiental. Si adaptamos los cursos de los ríos a nuestra vida, en algún momento se tomará la revancha. Eso es lo que pasó aquí, el río fluyó en su antiguo cauce, la naturaleza recuperó lo que le pertenecía".

Demasiado pocas mujeres en los altos cargos, demasiada poca diversidad en los parlamentos: Tijen Onaran no se queja de las desigualdades, intenta cambiarlas. Y lo hace donde puede marcar la diferencia, es decir, en el mundo empresarial. Asesora a las empresas en cuestiones de diversidad e inclusión.

Pero esta mujer de 36 años es algo más que una consultora de empresas: la autora, presentadora e inversora se ha convertido en el rostro del avance femenino en la escena digital, dominada por los hombres.

Su misión: hacer que los negocios sean más diversos, "diversidad en todas las facetas, no sólo en términos de género, sino también de origen, generación y otras dimensiones", explica Tijen Onaran. A ella le preocupan todos los géneros y las personas de orígenes muy variados.

Sin diversidad, no hay innovación.
Tijen Onaran
empresaria, autora e inversora

A los 20 años, Tijen Onaran, que creció en Karlsruhe y tiene un "origen migratorio" turco, como ella lo llama, se involucró en el FDP. Años más tarde, tras estudiar política y trabajar en comunicación y política, fundó una mesa de asiduas para mujeres de negocios. En 2018, surge "Global Digital Women".

La revista Manager Magazin sitúa a la "pionera digital" entre las 100 mujeres más influyentes de la empresa alemana y la revista de negocios Capital entre los 40 talentos menores de 40 años en el mundo de los negocios.

El Dr. Asiem El Difraoui es un politólogo egipcio-alemán, economista, director de documentales y autor de libros. Este hombre de 56 años se centra en el mundo árabe y está considerado un experto en propaganda yihadista en Internet.

Especialmente después de lo ocurrido en Afganistán es el tema más importante para Europa, dice. Aboga por una política exterior y de seguridad común europea a la luz del desastroso fracaso de los Estados occidentales en Afganistán.

El cofundador de la Fundación Candid, un think tank de Berlín que estudia científicamente la evolución del mundo islámico, y coeditor de la revista Zenit, piensa que los grandes temas de nuestro tiempo se discuten con demasiada frecuencia a un nivel reducido a lo alemán.

"Para mí, como europeísta convencido y sobre todo después de lo ocurrido en Afganistán, el tema más importante es Europa. ¿Cómo conseguimos crear una Europa más unida y más fuerte? Esto requiere una política exterior común, pero también una política de seguridad común y una Europa basada en la solidaridad que también pueda dominar conjuntamente la crisis de la COVID que sigue existiendo."

"Por un lado, me gustaría ver un parlamento verdaderamente diverso; se supone que el Bundestag representa realmente a nuestra población. Si observamos el actual Bundestag, se da el caso de que en términos de composición, en términos de diversidad de género, es el que históricamente tiene la menor proporción de mujeres. Me gustaría ver un parlamento verdaderamente diverso, no sólo en términos de diversidad de género, sino también de otras formas de diversidad. Para que las personas que eligen a los representantes elegidos, los miembros del Bundestag, también se sientan representados.

Y con la diversidad también estoy firmemente convencido de que también obtendremos nuevas respuestas a las preguntas del futuro. La digitalización, la educación digital, el espíritu empresarial, los fundadores de start-ups... necesitamos todo esto, porque hemos descubierto que en Alemania nos hemos quedado bastante dormidos. Nos gusta el statu quo, no nos gusta el cambio. Pero ahora es el momento de cambiar".

Benedikt Hielscher ha viajado mucho, ha pasado los últimos ocho años en el extranjero y ha trabajado en países en desarrollo y regiones en crisis en proyectos de ayuda internacional. Probablemente por eso los temas de la desigualdad y la división social son tan importantes para él, también aquí en Europa y Alemania.

Hoy en día, este hombre de 34 años es el director general de una startup de salud digital que está desarrollando una aplicación para dejar de fumar. Ésta debería poder ser prescrita también por las aseguradoras de salud. "Por una vez, Alemania está a la vanguardia de la digitalización", dice con alegría este hamburgués. Sin embargo, cree que el próximo Gobierno tiene mucho que hacer en materia de infraestructura digital.

"Por un lado, la crisis climática, que es muy importante, pero también la forma de afrontarla. Porque considero que la brecha social es un problema aún más acuciante para nosotros en este momento. Lo vemos aún con más fuerza a través del coronavirus. "La desigualdad ha crecido, aunque no sea intencionadamente, en los últimos años, también por parte de los distintos gobiernos conservadores" dice.

Y eso también es importante con la crisis climática, para encontrar un enfoque de toda la sociedad no sólo para Alemania, sino al menos para Europa, probablemente para todo el mundo. Así que: es tan importante afrontar la crisis climática como hacerlo de forma justa.

Casi todas las semanas Constantin Estroff está en manifestaciones sobre el clima como las organizadas por Fridays for Future, no sólo como participante, sino especialmente como músico con su banda (XYZ). "Tocamos mucho en manifestaciones por el clima y la justicia social y en clubes. Toco saxos y sintetizadores".

Este joven de 22 años estudia ciencias sociales e informática y trabaja a tiempo parcial como asistente de investigación. "En el futuro, quiero ayudar a garantizar que las nuevas tecnologías y las empresas asociadas a ellas estén al servicio de las personas, la sociedad y el medio ambiente, y no los destruyan", dice Constantin.

En la universidad, estudia los daños causados por la desigualdad social en el mundo. "Hay muchas cosas en la relación Sur global - Norte global que deben reajustarse y aclararse para el futuro. Para decirlo sin rodeos, me gusta tratar los grandes temas del futuro", dice Constantin riendo.

"Me gustaría que la política empezara tomar medidas en serio y no tratara de proteger a la población de reformas que son necesarias. Eso pienso cuando oigo a los políticos en campaña, que la mayoría intentan proteger a los ciudadanos. Impulsar una política climática que se note lo menos posible y en la que no se trate de que necesitamos un esfuerzo colectivo. Todo debería ocurrir sin más

Franziska Grotz, de Kempten, en la región alemana de Allgäu, dice que su motivación para todo lo que hace es siempre política, y que siempre quiere hacer algo para que el mundo sea un poco mejor. Está estudiando para ser profesora de primaria en Ratisbona y participa en la protección del clima y en el club deportivo.

De lo que se trata, dice esta joven de 22 años, es de dejar un "impacto" positivo en las personas que vienen detrás, especialmente en los niños. "Y eso es también lo que espero de los políticos y lo que espero en las próximas elecciones".

"En las últimas semanas, hemos visto por los desastres de las inundaciones, los incendios y las olas de calor -aquí en Alemania, por ejemplo, hemos tenido frío y lluvia durante todo el verano- que el cambio climático ya no es un escenario, sino una realidad.

"Así que es imperativo que hagamos algo para, al menos, contener el calentamiento global para que podamos seguir viviendo en el mundo. Y los desastres que estamos viendo ahora es solo con un calentamiento de un grado, el Acuerdo de París dice 1,5 como máximo 2 grados, y podemos imaginar lo que ocurrirá entonces - así que esa es simplemente la cuestión más importante ahora".