Última hora
This content is not available in your region

¿Está Italia preparada para un referéndum sobre la legalización de la eutanasia?

Access to the comments Comentarios
Por Andrea Carlo
Velas y fotos se ven en Udine, Italia, el 10 de febrero de 2009, tras la muerte de Eluana Englaro, de 38 años, en estado vegetativo desde un accidente de coche hace 17 años.
Velas y fotos se ven en Udine, Italia, el 10 de febrero de 2009, tras la muerte de Eluana Englaro, de 38 años, en estado vegetativo desde un accidente de coche hace 17 años.   -   Derechos de autor  PAOLO GIOVANNINI/AP
Tamaño de texto Aa Aa

Italia podría estar más cerca de legalizar la eutanasia.

Una petición que pide la revocación parcial del artículo 579 del Código Penal italiano -que prohíbe de facto la eutanasia activa- ha reunido más de un millón de firmas, superando el umbral de 500.000 necesario para convocar un referéndum sobre la cuestión.

Como país profundamente arraigado en sus raíces católicas, la eutanasia -una práctica condenada por la doctrina de la Iglesia- ha sido durante mucho tiempo un tema muy controvertido.

Si el Tribunal Constitucional italiano aprueba la petición, podría celebrarse un referéndum el próximo año.

¿Cuáles son los antecedentes de la eutanasia en Italia?

En la actualidad, la legislación italiana no permite la eutanasia activa, definida como la administración deliberada de fármacos por parte de un médico para poner fin a la vida de un enfermo terminal).

El artículo 579 del Código Penal prohíbe específicamente "a quien cause la muerte de una persona, con su consentimiento", mientras que el artículo 580 prohíbe el suicidio asistido. La pena actual es de 6 a 15 años de cárcel para el primero y de 5 a 12 años para el segundo.

Sin embargo, la eutanasia pasiva -en la que se niegan intencionadamente tratamientos para salvar la vida de un enfermo incurable- es legal y está consagrada en la Constitución italiana, que afirma que "nadie puede ser obligado a recibir un tratamiento sanitario específico, salvo que lo solicite la ley".

Aunque Italia es un Estado laico, las influencias católicas impregnan todos los aspectos de la sociedad y la cultura del país, por lo que tienen un profundo -aunque cada vez más débil- control sobre las actitudes del público.

Según la Iglesia católica - que abordó directamente el asunto en 1980 - la eutanasia representa un "crimen contra Dios" y la "vida", y un "acto intrínsecamente malo". Esto se debe al principio de la "santidad de la vida" que se encuentra en el corazón de la doctrina católica, según la cual cada vida humana se considera sagrada e inviolable.

"Esta cultura del descarte nos ha marcado. Y marca a los jóvenes y a los mayores. Tiene una fuerte influencia en una de las tragedias de la cultura europea actual", declaró el Papa Francisco a principios de este mes, en referencia al aborto y a las crecientes peticiones de legalización de la eutanasia en varios países europeos.

No es de extrañar, por tanto, que la eutanasia sea un tema controvertido en un país donde casi el 80% de la población se identifica como católica.

El Partido Radical (Partito Radicale) -en la vanguardia de las batallas socialmente progresistas de Italia durante décadas- había pedido repetidamente el derecho a la eutanasia activa, pero sin éxito. De hecho, un estudio de diciembre de 2019 mostraba que la mayoría de los médicos italianos estaban en contra de la legalización de la eutanasia y el suicidio asistido.

Sin embargo, la opinión pública sobre el asunto ha cambiado con el tiempo, hasta el punto de que el 92% de los italianos se declaró a favor de la eutanasia en una encuesta de 2019, frente al 58% de 1997.

Además, una sentencia histórica del Tribunal Constitucional del 25 de septiembre de 2019 -a raíz del caso de Fabiano Antoniani ("DJ Fabo"), un disc-jockey de cuarenta años que quedó gravemente discapacitado tras un accidente de coche en 2014 y que eligió morir en una clínica suiza tres años después- ha permitido el suicidio asistido en algunos casos específicos y extremos, enturbiando así las aguas y sentando un nuevo precedente.

AP Photo
El Papa Francisco sobre el aborto y la eutanasia: "Esta cultura del descarte nos ha marcado".AP Photo

El caso de la legalización de la eutanasia en Italia

La Asociación Luca Coscioni, que lanzó la petición el 17 de junio de este año, encabeza el bando favorable a la eutanasia, junto con una serie de partidos, organizaciones y personalidades socialmente liberales y progresistas.

La asociación fue fundada en 2002 por su homónimo, el político del Partido Radical Luca Coscioni, para hacer campaña a favor de la libertad de la investigación científica, en particular de las células madre embrionarias.

El propio Coscioni murió de esclerosis lateral amiotrófica (ELA) en 2006, a la edad de 38 años, un año después de que una petición para revocar la ley italiana que restringe la investigación con células madre desencadenara un referéndum, que no alcanzó el umbral del 50% de participación.

Según Marco Cappato, tesorero de la Asociación Luca Coscioni y antiguo diputado radical y eurodiputado, el éxito de la petición a favor de la eutanasia es una señal de la fuerte resonancia que tiene el tema entre la población.

"La gente, al ocuparse de los que sufren, ha experimentado directamente la importancia de ser libres de elegir sobre su vida hasta el final", dijo a Euronews.

Cappato fue acusado por los tribunales italianos en 2019 después de haber ayudado al viaje de Fabiano Antoniani a Suiza, aunque finalmente fue absuelto el 23 de diciembre de ese mismo año.

"El éxito del Referéndum Eutanasia Legal ha sido extraordinario", añadió. "Es una señal de que la ciudadanía va por delante de los derechos y libertades cívicas en comparación con los políticos".

Apoyan la causa de Cappato una serie de celebridades y personajes públicos, como la influencer Chiara Ferragni, el rapero Fedez, el activista antimafia y periodista Roberto Saviano, el cantante de rock Vasco Rossi y la presentadora de televisión Selvaggia Lucarelli.

El suicidio asistido es un asunto costoso, ya que quienes desean salir del país para morir en una clínica, especialmente en la vecina Suiza, tienen que pagar unos 10.000 euros.

GREGORIO BORGIA/AP
Mina Welby, la viuda de Piergiorgio Welby, el enfermo terminal que murió en 2006 después de que su médico le sedara y desconectara el respirador, escucha a Marco Cappato.GREGORIO BORGIA/AP

Los argumentos contra la legalización de la eutanasia en Italia

Frente a los esfuerzos de los defensores de la eutanasia se sitúan el Vaticano y diversas organizaciones católicas y de otro tipo, que han denunciado los intentos de legalizar la eutanasia, anunciándola como la "derrota de la humanidad", tal y como declaró el jefe de la Conferencia Episcopal Italiana, Gualtiero Bassetti.

"La eutanasia, y la campaña de referéndum que la precede, es la negación del valor de la vida humana en momentos de extrema fragilidad", declaró a Euronews Marina Casini Bandini, presidenta del Movimiento Italiano por la Vida.

El movimiento lleva desde 1975 haciendo campaña contra el aborto, la eutanasia y la fecundación in vitro, además de otras cuestiones sociales y éticas, y ha expresado su profunda preocupación ante la perspectiva de un referéndum sobre este asunto.

Haciéndose eco de las palabras del Papa Francisco, condenó además la "cultura del descarte" que considera emblemática de la sociedad contemporánea.

"La gente habla de autodeterminación, pero es sólo una cortina de humo", lamentó. "Todo forma parte de un contexto de miedo, ignorancia, soledad, falta de ayuda, y escasez de respuestas adecuadas a las necesidades reales de los enfermos y sus familias".

Para personas como Bandini, junto con muchos otros en la Iglesia católica -incluidos los propios médicos-, el énfasis principal debería estar en proporcionar cuidados paliativos a los necesitados.

"Cuando es imposible curar a alguien, tratarlo sigue siendo un deber", dijo el anestesista Simone Pizzi, que apoya la ley 38/2010 sobre tratamientos paliativos. "Debemos ofrecer a los enfermos todo lo que esté a nuestro alcance para que se respete su dignidad y puedan ser libres de seguir viviendo".

Bandini concluyó: "La verdadera batalla, a pesar de su desarrollo como resultado de este largo periodo de cambios sociales y culturales, es elevar el valor de cada persona, ya sea sana o enferma".

¿Habrá un referéndum sobre la legalización de la eutanasia en Italia?

Mientras el debate se recrudece, la fecha límite para cerrar la petición es el jueves (30 de septiembre). Después, el Tribunal de Casación verificará las firmas antes de que el Tribunal Constitucional compruebe si se puede celebrar un referéndum.

En la actualidad, parece probable que el referéndum sobre la revocación parcial del artículo 579 se celebre en algún momento del próximo año, muy probablemente en primavera.

Sin embargo, el abogado y experto constitucionalista Marco Ladu -que está a favor de la eutanasia legal- señaló que el camino hacia la votación pública puede no ser tan fácil como muchos creen.

"No debemos asumir automáticamente que el referéndum cumplirá las condiciones de elegibilidad del Tribunal Constitucional", dijo a Euronews. "La pregunta del referéndum propuesta abre la vía a la despenalización del asesinato de una parte consentida en cualquier situación, por lo que podría considerarse que falta el equilibrio necesario entre los distintos derechos constitucionales en juego".

Aunque el futuro de la petición -y si supera su mayor obstáculo en el Tribunal Constitucional- sigue pendiente, representa, no obstante, la mayor avalancha de apoyo público a la eutanasia en Italia y, sin duda, ha acercado al país a su legalización.

Lo más seguro es que el debate en curso -sobre una cuestión que sacude a Italia hasta su núcleo católico- no vaya a terminar pronto.