This content is not available in your region

Bolivia denuncia que grupo vinculado a magnicidio en Haití intentó matar al presidente Arce en 2020

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
Bolivia denuncia que grupo vinculado a magnicidio en Haití intentó matar al presidente Arce en 2020
Bolivia denuncia que grupo vinculado a magnicidio en Haití intentó matar al presidente Arce en 2020   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Daniel Ramos

LA PAZ, 18 oct – El ministro del Interior de Bolivia dijo el lunes que miembros de un grupo presuntamente involucrado en el asesinato del presidente haitiano Jovenel Moïse habían estado en Bolivia días antes de las elecciones de 2020, y acusó un plan fallido de asesinato contra el mandatario Luis Arce.

Eduardo del Castillo dijo en una conferencia de prensa que hubo audios, correos electrónicos, datos de inmigración y estadías en hoteles que prueban el complot contra el socialista Arce, quien llegó al poder el año pasado tras un gobierno interino de derecha.

“Estamos hablando del hecho de que días antes de las elecciones (del 18 de octubre de 2020), paramilitares que luego matarían al presidente de Haití y contratistas mercenarios (…) estaban en Bolivia”, dijo Del Castillo. “La intención era acabar con la vida del presidente”.

Las acusaciones de complot podrían inflamar la tensión entre el partido socialista gobernante de Bolivia y la oposición conservadora, que dice que el gobierno ha estado persiguiendo a sus rivales con acusaciones falsas.

Bolivia ha estado profundamente polarizada desde 2019, cuando el líder socialista Evo Morales ganó una elección para un cuarto período en el cargo, a pesar de límites a su mandato y de que en un referéndum nacional se votó en contra de su postulación.

La elección fue posteriormente anulada luego de que la Organización de Estados Americanos (OEA) dijo que había habido fraude electoral. Morales renunció y salió del país en medio de protestas.

El líder socialista y su partido Movimiento al Socialismo (MAS), ahora de regreso en el poder con Arce, dicen que fue derrocado en un golpe de estado por opositores de derecha con apoyó de potencias globales, incluidos Estados Unidos y países de Europa.

A principios de este año, el gobierno de Bolivia encarceló a la conservadora de derecha Jeanine Añez, quien había asumido el poder luego de la renuncia de Morales, y que está acusada terrorismo, sedición y conspiración por el presunto golpe.

Del Castillo mencionó a Luis Fernando López, el exministro de Defensa de Áñez, como el hombre detrás de la conspiración fallida de 2020, que dijo que tuvo como objetivo reclutar mercenarios colombianos que luego estuvieron implicados en el asesinato del presidente de Haití.

Reuters no pudo contactar a López para que hiciera comentarios. El gobierno ha dicho que cree que está escondido en Brasil.

El gobierno de Arce enfrenta la amenaza de movilizaciones de sectores ligados a Luis Fernando Camacho, exaliado de Jeanine Añez y actual gobernador de Santa Cruz, la región más rica del país.

Camacho dijo en una conferencia de prensa en Santa Cruz que el gobierno busca victimizar al presidente Arce y minimizó la gravedad de las acusaciones. “Él (Arce) está totalmente bien, no pasa nada. No hay asesinos aquí ni gente que quiera atentar contra la vida de absolutamente nadie”, afirmó.